Ojeras: por qué aparecen, cómo tratarlas y algunos remedios caseros

Crédito: Getty Images.
Noelia Veltri
(0)
24 de julio de 2019  • 14:46

Delatoras del cansancio y el agotamiento, moradas, rojizas, azuladas, hereditarias. Estamos hablando de las ojeras, esa coloración que aparece en el párpado inferior del ojo producto de que la piel en esa zona es muy fina y, por ende, las venas se transparentan.

Si bien las ojeras se deben a varias razones (entre ellas, la hereditaria es muy importante) lo cierto es que, cuando nos vemos ojerosas, lo primero que tenemos que hacer es revisar nuestros hábitos. Chequeá cuánto estás descansando. No es que tenés cara de cansada, es que estás cansada. Además de las horas de sueño, también es clave la alimentación, el consumo de alcohol, si sos fumadora o no, tus hábitos en general (por ejemplo si sos de salir de noche, de hacer deporte, etc.) e incluso la retención de líquidos. Generalmente, aparecen primero en la zona del lagrimal, bien pegada a la nariz, para después ir creciendo en forma de semiluna.

Hay tres tipos de ojeras bien diferenciadas:

  • Falsa: la profundidad del ojo genera una sombra en el párpado inferior. El tratamiento consiste en rellenar la zona con ácido hialurónico.
  • Pigmentada: tienen un color amarronado por depósitos de melamina. En general, son hereditarias. Se recomiendan cremas aclaradoras.
  • Vascular: de color violáceo debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Se recomiendan las cremas decongestivas.

¿LAS CREMAS SIRVEN?

Algunos dicen que la piel del contorno del ojo es tan finita como las alas de las mariposas. Por eso, es importante aclarar que las cremas a aplicar en la zona tienen que ser bastante más livianas que la hidratante facial. Aunque los compuestos son muchos y la crema que elijas dependerá de tus necesidades, existen dos clases de productos diseñados para el contorno de ojos:

  • Antifatiga: fueron creados para eliminar los signos visibles del cansancio y la falta de sueño. ¿Ventajas? Relajan la mirada y la iluminan y mejoran las ojeras.
  • Antiedad: suavizan las líneas alrededor de los ojos, nutren la piel y le dan mayor consistencia.

En la imagen te contamos cómo deberías aplicarlas:

Con bolsas (izquierda). Con el anular, aplicá un gotón de producto haciendo golpecitos por la zona del hueso de afuera hacia adentro.

Pigmentadas (derecha). Con el anular, aplicá un gotón de producto haciendo golpecitos por la zona del hueso de adentro hacia afuera.

Tratamientos

  • Relleno de ácido hialurónico. Se realiza con cánulas para que no queden hematomas, lo que hace que los resultados, además de buenísimos, sean imperceptibles. No es invasivo, se hace en pocos minutos y lo bueno es que el relleno es súper natural. Nosotras producimos AH, el tema es que, a partir de los 30, baja la cantidad. Cuánto: a partir de $7500. Dónde: en la clínica del Dr. Sebastián Traynor ( www.drtraynor.com.ar).
  • Plasma láser. Tensa la piel, mejora el color de la ojera y es bueno para las arruguitas del contorno del ojo. No tiene nada que ver con el plasma al que estamos acostumbradas, sino que es un dispositivo que actúa con un sistema de radiofrecuencia. Cuánto: $20.000. Dónde: Clínica Lemel ( www.clinicalemel.com).
  • Pixel Co2 fraccionado de Alma. Permite tensar y abrir los párpados sin cambiar los rasgos. Se utiliza para mejorar las arrugas medias y profundas. Ayuda a tensar la piel y quitar las manchas. En general, alcanza con una sola sesión porque el efecto dura más de cinco años. Cuánto: $18.000. Dónde: en Clider ( www.clider.com.ar).
  • Parches de hidrogel. Tienen forma de gota semicircular y vienen empapados de producto con una parte más angosta y otra más ancha, que pegás debajo del ojo. Si tenés patas de gallo, la parte más ancha va a cubrir esa zona y si tenés bolsas, cubre el lagrimal. Cuánto: $96 cada una. Dónde: purederm.com.ar

EL corrector

Es básico dejar en claro cuál es la función real del corrector de ojeras. Muchas piensan que tiene que "iluminar" la mirada y por eso se compran productos mucho más claros que su color de piel. Pero la verdadera misión del corrector es corregir (es obvio, ¿no?), y para que cumpla, es necesario que sea del tono de la piel, lo más exacto posible. Pero, si tenés unas ojeras muy fuertes, podés elegir correctores con tonalizador según la necesidad. La paleta de la foto (arriba) te va a ayudar.

Remedios caseros

  • Pepino: el clásico que sirve para reducir la hinchazón de la zona. Cortá un pepino frío en rodajas y ponelas sobre los ojos durante 5 minutos. Si no tenés pepinos, las papas también sirven.
  • Manzanilla: prepará un par de bolsitas de té en agua tibia y dejalas enfriar. Colocalas sobre las ojeras dejando actuar por 10 minutos.
  • Leche: empapá un disco de algodón en leche fría y ponelo sobre los párpados durante 20 minutos. Ayuda a aclarar el tono de la ojera y a eliminar la retención de líquido.
  • Aloe vera: aplicá un poco del gel de las hojas de aloe vera y dejalo actuar.

Nuestros elegidos

Ultra Age, contorno +30, D ermaglós, $906. Hialuron filler + volume lift, E ucerin, $1160. DermAbsolu contorno de ojos, A vène, $2360. Mister light corrector, Givenchy, $1600. Instant Age Rewind Eraser, Maybelline, $497.Corrector iluminador para ojos, Mary Kay, $440.

Meditar para descansar

Por Lorena Beltramo. Periodista y abogada. Hace más de 10 años que se dedica a dar cursos de técnicas de respiración y meditación para jóvenes y adultos en El Arte de Vivir.

Meditar es cerrar los ojos, descansar los sentidos por un ratito y soltar los esfuerzos. Desde que nos levantamos hasta que nos vamos a dormir estamos todo el tiempo en acción, pero al meditar nos permitimos un momento sin hacer nada. Es una relajación consciente que nos proporciona mucha energía y dinamismo.

El descanso y la meditación tienen una relación muy cercana: cuando meditamos, la mente y el cuerpo encuentran un profundo descanso y entonces nos sentimos renovadas.

Por eso, unos minutos de meditación profunda equivalen a varias horas de sueño, y el resultado es que nos sentimos frescas, con el semblante distendido, sonreímos fácilmente, nos tomamos las cosas con una actitud serena y podemos enfrentar los desafíos sin salirnos de nuestro eje.

La vida sigue siendo la misma, pero lo que cambia cuando meditamos es nuestra actitud ante las situaciones que nos molestan o irritan.

Parece algo difícil, pero no lo es. Para mí, la meditación es tan disfrutable como sus beneficios. Y esos minutos son la mejor inversión que puedo hacer en el día, porque después, todo me resulta más fácil y agradable.

Expertos consultados: Dr. Sebastián Traynor. Médico cirujano plástico, miembro de la Sociedad de Cirugía Plástica de Bs. As. Dra. Irene Bermejo Médica especialista en dermatología estética. Dra. Laura Alfie Médica dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Láser y Tecnología Médica (SALTEM).

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.