PARA MUESTRA, EL CASO CLINTON-LEWINSKY