srcset

Ideas

Para tirarse de cabeza: ideas de piletas con diseños refrescantes

(0)
24 de diciembre de 2018  • 16:00

Una casa con jardín y pileta, es el enunciado que se repite al pensar en un hogar que garantice esos placeres que hacen el verano (y la vida en general) mucho más placentera. Agua, para refrescarse, nadar o simplemente dejarse llevar y un piso amable para caminar descalzos. Aquí, piletas de todo tipo, hechas a la medida de los sueños de sus dueños.

Vista al agua

El dueño de casa quería que el interior de la pileta se viera desde el quincho y el arquitecto lo resolvió eficazmente con una pared de acrílico. Ubicada en una terraza verde, está revestida en Travertino sin taponar para que la superficie sea más rugosa. Tiene jets de hidromasaje, luces interiores de led en colores, cascada y colector solar para templar el agua y prolongar el uso.

Bucear en el aire

Elevada, la pileta sigue la línea de la casa, lo que permite aprovechar al máximo el espacio, generar una integración fluida entre exterior e interior. Sin dudas, el gran acierto del estudio Space Agency fue hacer una de las paredes vidriadas y convertirla en parte de la fachada. Así, desde abajo del agua es posible nadar con una vista única y tener la sensación de asomarse a un balcón.

A imagen y semejanza

Una pareja de ex modelos proyectó la pileta de su casa, cerca de Ciudad del Cabo, a imagen y semejanza del mar para que virtualmente se fundiera en él. Un recurso adorable, con orilla y todo, para sentir que se bañan en las frías aguas del Atlántico. Realizada por Alan Paine, de Logo Homes, es ideal para esta joven familia con hijos pequeños: está hecha en cemento y tiene 70cm de profundidad en el rectángulo más hondo. Lo más difícil del proyecto: reproducir los colores exactos del piso.

Negro & Verde

La pileta pintada de negro hace que se destaquen los tonos de verde de las plantas. El borde más elevado de esta pileta que se disfruta a pleno es un macetero. Para felicidad total de los niños (y de los adultos también) la casa de juegos de madera tiene un tobogán que termina en el agua.

Horizonte cercano

¿Qué faltaba para que esta casa medieval reformada en Mallorca pareciera como salida de un sueño perfecto? La pileta con terminación sin fin, rodeada de una terraza con sillones de piedra para contemplar el mar, casi en una postal exclusiva. La balaustrada está hecha con troncos de acebuche, un olivo silvestre muy presente en la isla.

En la cumbre

En lo más alto del paisaje serrano de La Cumbre, un antiguo parque australiano se revistió con venecitas. "Es el lugar de las fotos: el agua y el infinito componen un paisaje inolvidable", cuenta el dueño de esta casa ubicada en un terreno que alguna vez perteneció a los jesuitas.

Escenas de verano

Este jardín, diseñado por el estudio Bulla integra diferentes actividades que se hacen al aire libre con un frondoso verde. Las gradas sirven para sentarse a conversar y también como acceso a la pileta.

Allí está el mar

En una misma línea y con las mismas dimensiones, la pileta, el living y la salida a la playa están perfectamente unidas, comunicadas y crean la sensación de un espacio sin fin que empieza en el deck y termina en el mar. Para igualar el color del agua, pintaron la pileta de un color claro.

Entre líneas

En el fantástico jardín de esta casa de estilo racionalista, entre ondulaciones, palmeras y suaves elevaciones, se destaca esta pileta de líneas curvas.

Vivir de vacaciones

En una casa tipo PH, proyectada por el estudio Nussbaum, una familia se da todos los gustos, como por ejemplo tener una pileta de acrílico revestida en venecitas que comienza en el interior, frente al sector de lectura y termina en el patio ambientado con arena y reposeras. El sueño de la playa propia, es realidad.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.