Pareja: "¡Siempre elegís vos!"

Crédito: Latinstock
Cuando en la pareja hay uno que decide y otro que se adapta. ¿Cómo lograr no quedar atrapados en roles fijos?
María Gabriela Palleros
(0)
14 de septiembre de 2017  • 00:00

Cada pareja construye su propia dinámica en base a los roles que cada uno explícita e implícitamente asume. Esto no es ninguna novedad, y forma parte del equilibrio de toda relación, pero los conflictos se abren paso si esos roles se vuelven tan estáticos que empiezan a generar incomodidad dentro del vínculo. Cuando uno de los dos no se siente a gusto con la dinámica que sostiene la pareja, si no se activan cambios, la relación queda expuesta a todo tipo de quiebre.

Por todo esto, “la toma de decisiones” dentro de la relación, no es un asunto menor porque ambos deben estar conforme con el modo que adopten para sus elecciones de a dos. Respecto a este tema, no hay ninguna regla establecida porque depende de lo que resulte funcional para la pareja. El problema principal se centra en que muchas veces se vuelve sumamente complicado evitar que esa rutina sea tan rígida que no admita ningún tipo de alteración.

Una relación que no tiene roles dinámicos no puede asimilar los cambios. Si dentro de una pareja siempre decide uno de los dos, se crea un equilibrio casi inquebrantable, esto genera que el día que se lo intente romper no sólo se ponga en jaque su rutina, sino también su modo de posicionarse frente a lo nuevo. Cuando la persona que tenemos al lado nos manifiesta su desconformidad, si no somos capaces de ser permeables frente a la misma, todo lo que intentemos construir como pareja va ser en vano.

¿Qué sucede si se quiere romper esa dinámica?

Una dinámica que deja de ser útil para una relación se vuelve enseguida nociva para la misma, por lo tanto ambos deben proponerse crear un nuevo equilibrio para que la pareja no quede paralizada ante lo que implica poder cambiar. Frente a esto siempre es importante tener en cuenta:

Los equilibrios son fluctuantes. Nada se mantiene siempre igual y uno de los desafíos que asumen continuamente las parejas es desarrollar su habilidad para readaptarse. Esto sólo se logra si la comunicación que ambos mantienen es positiva.

Las decisiones son de a dos. No importa si hay uno que mantiene un rol más activo a la hora de llegar a una decisión, siempre ambos deben sentirse parte de la misma. Excluir al otro de ese proceso esencial de la pareja no permite que el vínculo pueda crecer.

Animarse a salir de roles estáticos. Poder correrse de los lugares fijos y no quedar atados a una comodidad disfuncional es lo que genera que la pareja no llegue a puntos extremos a la hora de transitar juntos los cambios. Cuando alcanzamos esto, todo lo nuevo deja de representar un problema para pasar a convertirse en una alternativa.

Amor es poder expresarnos frente al otro. Cuando algo ya no va, no va. Si una dinámica ya no nos hace feliz, intentar sostenerla a toda costa no va a garantizar que lo seamos. Ambos debemos comprometernos en buscar aquello que nos complete a los dos.

La manera en que se distribuyen los roles dentro de la relación debe estar conectado con lo que le resulte funcional y le genere bienestar a la misma. Cuando los dos están a gusto con su rol, el equilibrio se retroalimenta, pero si hay disconformidad, no se sostendrá en el tiempo. Por eso la flexibilidad de la pareja debe garantizar que cada uno pueda abrirse cuando quiera cambiar la dinámica, para que ninguno se tenga que sobreadaptar a una situación que ya no lo hace sentir cómodo. Acá la radica la esencia del vínculo en el modo en que ambos encuentren para reacomodarse en virtud de lo que esperan y desean de la relación. Si esto no se logra, no nos va alcanzar amarnos si la dinámica que tenemos juntos no nos da felicidad, porque como se suele decir: no existen parejas felices, existen personas felices que son pareja.

¿Quién elige siempre en tu relación? ¿Podés decir que sos una persona feliz que está en pareja? También leé: Nicolás Cabré: "Hoy conozco el amor más puro del planeta" e ¿Infeliz en el trabajo? Cinco señales para saber cuándo cambiar

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.