Pasó de un blog a tener su estudio de makeup y ser referente de belleza

Luchi Numer, de camarera a maquilladora e influencer de belleza
Luchi Numer, de camarera a maquilladora e influencer de belleza
(0)
17 de mayo de 2019  • 14:24

Lucía Numer montó Estudio Numer, un espacio beauty que se destaca por la atención súper personalizada y por su discurso pro "autoamor". Pero antes de lograrlo publicó todos sus conocimientos en Pipí Cucú, un blog de belleza en OHLALÁ , y hasta trabajó de camarera para llegar a fin de mes. No te pierdas en esta entrevista todas las claves de su éxito.

¿Cómo surgió la idea de arrancar con tu propio emprendimiento?

La idea de arrancar con mi emprendimiento siempre estuvo. Nunca me imaginé trabajando en relación de dependencia en una oficina, mientas que sí me imaginaba en un rubro más gastronómico, en horarios que no fueran de oficina. De hecho, durante muchos años fui camarera de noche y maquilladora de día. Finalmente logré despegar , pero fueron muchos años de trabajar de noche en una cosa y de día de otra.

¿Cuál fue tu estrategia para posicionarte como maquilladora?

En realidad lo mío es ¡la antiestrategia! Pero algo que siempre hice fue mostrar y contar cosas "normales", de todos los días, que me pasan a mí y que pasan en mi estudio y así la gente se fue sintiendo identificada conmigo, con mi marca, con mi estilo. En Instagram y también en Pipí Cucú, siempre me mostré real, como una persona con problemas, no como la típica que tiene la vida perfecta. Yo no quiero que la gente piense (¡nunca!) eso de mí, que tengo una vida sin problemas, porque no es así. Eso sí, trato de llevar los problemas con gracia, de reírme de mí misma, pero también blanqueo cuando estoy mal.

Y así como soy con mi personalidad, soy como maquilladora. A mí me gusta resaltar lo lindo de la gente, pero mostrarla como es, no esconderla, ni taparla. Y mis clientas valoran ese estilo más natural, que resalta lo mejor de cada una.

¿Tuviste un mentor? ¿Quién fue tu ejemplo a seguir?

No tuve ningún mentor ni ejemplos a seguir. Fui haciendo a medida que iba pudiendo. Tampoco tuve un inversor ni nadie que me ayude económicamente, ni siquiera desde el principio, entonces tampoco es que me podía imaginar cosas. No podía proyectar mucho porque todo era muy a tracción, y si proyectaba desde ese lugar de cero inversión era una ilusa. Para mi siempre fue el minuto a minuto, siempre. Lo sigue siendo ahora.

Mirando en retrospectiva: ¿cuál fue el mayor desafío que tuviste que atravesar?

El mayor desafío siempre es encontrar a la gente adecuada con la cual disfrutar de este trabajo, compartir el día a día y delegar a las clientas, que para mí es lo más preciado que tiene el estudio. Cuidar mucho a cada persona que entra y valorar el tiempo y la plata que ponen es mi mayor desafío.

¿Y cuál crees que fue tu mayor acierto?

Mi mayor acierto es, fue y será nunca casarme con ninguna marca y siempre recomendar muchas, a pesar de que cuando yo arranqué no estaba bien visto hacerlo. Me costó muchísimo hacérselos entender. Finalmente dejó de haber exclusividad porque las marcas lo entendieron y se dieron cuenta de que así es mucho más creíble todo. El otro acierto fue no vender productos en el estudio, porque la gente confía más cuando les recomendás cosas que no vendés ahí. Sé que es menos práctico y que es un ingreso menor para mí, pero nunca vi al estudio como un negocio, sino como un sueño en el que siempre pienso en lo que a mí como clienta me gustaría recibir.

¿Cómo lograste organizar económicamente al emprendimiento? ¿Te apoyaste en alguien o aprendiste vos a hacerlo?

Con Sole, mi socia, nos fuimos organizando económicamente a medida que el estudio iba creciendo. Tuvimos también la ayuda del marido de una amiga que nos dio una súper mano. Aún seguimos implementando sus Excels y sus métodos.

¿Cuántas empleadas tenés?

Somos 6 personas fijas y además tenemos colaboradores externos: profesionales que son los mejores en su rubro y que vienen acá algunas veces a la semana para hacer cosas específicas. Walter Pampin hace cortes de pelo y Cata Cox lifting de pestañas. Además ahora tenemos a dos cosmiatras buenísimas y en breve va a entrar otra chica a hacer mesoterapia.

¿Cuál es tu consejo para emprendedoras?

Emprendé con pasión. Ser emprendedora es difícil. Vas a pasar por momentos muy duros en los cuales solo la pasión por lo que hacés va a darte fuerzas para seguir.

Y sé real, no te copies de otras, porque se nota. Sé vos misma y mostrate como sos. Eso se traduce en tu marca, en tu trabajo, en tu público.

La historia de Luchi nos hace valorar el poder de la exposición en los distintos canales, aún sin una estrategia de márketing real. Hoy en día, tener tu blog, sitio web o, simplemente, tu cuenta de Instagram bien nutrida y mostrar tu trabajo y tu personalidad allí, puede abrirte muchas puertas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.