srcset

Jardinería

Pasó del desinterés por las plantas a convertirse en una experta jardinera

(0)
7 de marzo de 2019  • 00:00

Gabi Crook se declara enamorada de las plantas y de la naturaleza. Hace unos 30 años, al mudarse a su actual casa de Bella Vista, comenzó a hacer jardinería casi sin querer. Sembró las semillas de una calabaza, que creció rápido por el alambrado, le dio flores y el placer de comer los frutos propios. De ahí en más empezó a estudiar y avanzó en este mundo que es ahora su profesión.

Izquierda: Ageratum houstonianum. Derecha: Gabi Crook mano a las obra en su jardín.
Izquierda: Ageratum houstonianum. Derecha: Gabi Crook mano a las obra en su jardín. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

El primer árbol fue un liquidámbar que, aunque hoy lo hubiera ubicado en otro lado, entrega un otoño increíble a la galería. Árboles y arbustos dan una estructura definida al jardín, y no falta una gran variedad de frutales.

Mi jardín es mi remanso, es mi silencio lleno de pájaros, de chicharras, del gallo de mi vecino
Gabi Crook

En cuanto a la elección de las plantas se priorizaron las vistas desde adentro durante los meses de frío, para que brinden algo que asombre. Y los meses de calor tienen sus especies y rincones para disfrutarse.

Su colección de suculentas incluye echeverias, sedum, kalanchoes, crásulas, adromiscus, begonias, haworthias, gasterias, hoodias, huernias.
Su colección de suculentas incluye echeverias, sedum, kalanchoes, crásulas, adromiscus, begonias, haworthias, gasterias, hoodias, huernias. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Las preferidas de Gabi son las trepadoras, así que hay por doquier, subiendo a cercos, arcos o recostadas sobre la casa. Con las trepadoras anuales —como Lathyrus odoratus, Tropaeolum majus e ipomeas— da pinceladas de color cada año en lugares diferentes. Las herbáceas perennes y anuales llenan los canteros, con predominio de salvias, hemerocalis y dalias. Muchas encontraron lugar en el jardín por ser regalos de gente querida. Además, con los años, armó un gran cantero de sequía en un costado de la pileta (de plantas que resisten las heladas) y logró con esto un equilibrio de volúmenes. No falta un rosedal e infinidad de macetas y macetitas que contienen semillas, gajos, hijuelos. Multiplicar es su talento y su lema.

En el rincón de las suculentas, una Hoya carnosa trepa la estructura de hierro y comparte maceta con Graptopetalum paraguayense y Sedum morganianum. Derecha: Clytostoma callistegioides.
En el rincón de las suculentas, una Hoya carnosa trepa la estructura de hierro y comparte maceta con Graptopetalum paraguayense y Sedum morganianum. Derecha: Clytostoma callistegioides. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Con los años, el jardín encontró una estructura de árboles y arbustos definida. Su abundante variedad de plantas y sonidos de naturaleza transforman el paisaje constantemente.

Izquierda: Al pie del liquidámbar, Gabi cultiva en macetas Agave attenuata, Senecio macroglossus y Sedum morganianum. Derecha: Rudbeckia hirta.
Izquierda: Al pie del liquidámbar, Gabi cultiva en macetas Agave attenuata, Senecio macroglossus y Sedum morganianum. Derecha: Rudbeckia hirta. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas

Mis secretos jardineros

  • Uno de mis consejos más importantes es no carpir los canteros. Lo que sí hay que hacer es incorporar materia orgánica todos los años.
  • Otro buen consejo es producir nuestro propio compost, pero evitar agregar cítricos, banana y cebolla, se pudren y generan muy mal olor.
  • No barrer tanto el material de otoño, sino aprovecharlo en los canteros: es oro en polvo.
  • Es fundamental regar poco. Las plantas tienen muchos más recursos para defenderse de la escasez de agua que del exceso.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.