Paz

(0)
11 de diciembre de 2009  • 10:53

Con un ramito de lavanda -que me trajo mi papá- me acuesto en la cama. "¿Cómo será la vida de montaña?", pienso mientras huelo la planta.

No sé cómo será allá, pero esta vida de gran ciudad, oscilando todo el tiempo entre el grito y el zen, es casi demencial (¿no creen?).

Ya no puedo ni pensar, estuve un poco pasada de rosca esta semana, fue mucho tal vez. Feliz, disfrutando a pleno cada momento, pero con un cansancio físico y mental que no puedo desatender.

Cierto, la lavanda me transporta y de una manera extraña me da paz. Siempre hablamos de lo mismo, dirán. O como le diría Lennon a Julia: "half of what I say is meaningless, but I say it just to reach you". Just to reach us.

China me destroza la lavanda y estoy a punto de matarla, pero respiro. Y pienso, trato de pensar en lo más lindo: un barrilete volando en el cielo, el agua de mar, el chorro de una cascada, zas, mi hija haciendo cagadas. O la padecés o la disfrutás, no hay un término en la mitad. Trato de continuar: el chocolate Cadbury, unos buenos masajes, un cachorrito de cualquier animal, degustar una fruta madura, bailar, cantar, saber que mis hijas están bien, perdonarme y perdonar.

¿Y a Uds.? ¿Qué objetos, personas, imágenes o acciones les dan y transmiten paz? ¿Qué mimo o regalo piensan hacerse este fin de semana? ¡¿Van a dibujar?!

PD: Si lo hacen, manden sus dibujos, mamarrachos, garabatos a blogmama@revistaohlala.com

PD2: Yo les dejo un regalito para cuando tengan un tiempito, un video muy experimental que hice algunos años atrás. "Esa luz está siempre prendida" o "borrador emocional en imagen rota". Aquí va.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.