Periodismo en el país más violento del mundo