Con Lumea Prestige de Philips, podés empezar ¡y mantener! el tratamiento cuando se te ocurra, solo tenés que decidirte
Con Lumea Prestige de Philips, podés empezar ¡y mantener! el tratamiento cuando se te ocurra, solo tenés que decidirte
(0)
10 de octubre de 2019  • 00:00

¿Soñás con no depilarte nunca más? Ahora podés lograrlo gracias a Lumea Prestige de Philips. Con este método casero de depilación por luz pulsada, podés hacerte un tratamiento personalizado, cuando quieras, sin necesidad de reservar turno en ningún centro de salud. Gracias al sensor inteligente que contiene Lumea, la intensidad se adapta automáticamente a tu tipo de piel y a la zona que vas a tratar. Además, gracias a sus diferentes accesorios, te permiten un aplicación súper fácil en cada parte de tu cuerpo. Y para hacerla aún más simple: viene con tutoriales y con una aplicación que te recuerda cuándo es hora de usarla.

Si te preguntás cómo hacer para olvidarte de la depilación durante meses, solo tenés que seguir estos seis pasos.

Conseguí tu Lumea Prestige

Para encarar esta misión, esta maquinita inteligente será tu aliada. Funciona emitiendo ligeras pulsaciones que se envían a la raíz del vello y que dejan al folículo en una fase de reposo. Como consecuencia, la cantidad de vello corporal disminuye gradualmente. La repetición del tratamiento va dejando la piel despejada y suave al tacto, además de ser un procedimiento seguro, incluso en zonas sensibles.

Poné fecha y arrancá

Podés arrancar en cualquier momento del año, aunque siempre lo preferible es que tu piel no esté demasiado bronceada. Cuando te decidas, lo único que vas a tener que dejar de hacer durante el periodo que comiences el "autotratamiento", es dejar de usar cera y pasarte a la maquinita. No hace falta que permanezcas peluda. El largo del pelo no es lo importante, sino que conserves los bulbos capilares a los que se dirigirá la luz. No te preocupes por el tiempo: en sólo 8 minutos podés tratarte ambas media pierna, y en dos el rostro. En tres sesiones vas a estar viendo los resultados

Manos a la obra

Pasar la Lumea Prestige por la zona elegida es fácil. Podés hacer un deslizamiento continuo para una aplicación rápida o simplemente apoyando y disparando puntualmente para zonas más chicas. Y atención: podés usarla en modo wireless, sin cable, si querés manejarte libre en un área sin enchufes.

Las zonas de tratamiento preferidas de quienes usan Lumea Prestige son piernas, rostro, axila y cavado pero también se puede aplicar en brazos, abdomen, mentón y la línea de la mandíbula. Para que te hagas una idea, en axilas, el tratamiento sólo demora 2,5 minutos, en cavado 2, y en el rostro, minuto y medio. Lo que más te puede llevar tiempo son las piernas. Te demoraría apenas 8,5 minutos. El modo es muy fácil. En las zonas grandes podés aplicarlo con deslizamiento continuo, para hacerlo super veloz, y en las pequeñas apoyando y disparando ¡Listo!

Aprovechá los accesorios

Lumea Prestige viene con accesorios inteligentes que se adaptan al tratamiento de cada zona. Hay para el cuerpo, con diseño curvo, para el cavado, con filtro adicional, para la axila, de tamaño medio con diseño curvo, y un accesorio de precisión especial para la cara, con un filtro adicional. Cada uno tiene una combinación distinta específica de diseño, filtros y tecnología que permite llegar a cada vello de manera eficaz y segura

Sostené el tratamiento

La idea es que durante dos meses repitas el tratamiento en la zona elegida cada dos semanas. No te pongas ansiosa: hacerlo más frecuentemente no va a acelerar los resultados y podría provocarte irritación. Para el mantenimiento solo retocá la zona cada 4 semanas o cuando vuelva a crecer. Después de realizar ocho tratamientos de retoque, estarás sin vellos por seis meses.

No cuelgues.

Bajandote la Lumea App, podés agendar los recordatorios y hacer un seguimiento de cada parte de tu cuerpo, para saber cuándo y cómo hacer tu propio mantenimiento en las distintas zonas.

¿Qué esperás? Si empezás ahora ¡llegás lista justo para el verano!

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.