Políticamente incorrecto, el lado femenino

En estas líneas, la contracara de un relato publicado con anterioridad respecto de la visión de los hombres acerca del universo femenino. Y se suman dos historias orientales que simbolizan algunas características masculinas
(0)
29 de febrero de 2004  

Hace dos semanas publiqué aquí una historia políticamente incorrecta, sobre la infelicidad de Adán en el Jardín del Edén y las consecuencias de la creación de la mujer. Una lectora me envió la historia contraria.

Eva y la soledad

Caminaba Eva por los jardines del Paraíso con una expresión bastante deprimida. En ese momento, oyó la voz de Dios que le preguntaba:

–¿Qué es lo que no va bien en tu vida?

Eva respondió que no tenía con quién hablar.

Dios, que quería verla contenta, le dijo que podría crear un compañero para ella, al que llamaría hombre.

–Haré lo que esté en mis manos para que no sigas sola –continuó Dios–, pero no puedo prometerte mucho, ya que a ti te di lo mejor, y no debo crear dos cosas iguales. Esta nueva criatura será incompleta, ya que tendrá una costilla menos que tú. Mentirá mucho, y cuando se sienta inseguro tendrá una actitud arrogante.

–¿Ninguna virtud?

–Estoy pensando. Tal vez, para que no tengas que preocuparte de la alimentación, él será más hábil a la hora de correr tras los animales. Sin embargo, no te extrañe si, antes de podértelos comer, tienes que escuchar una serie de historias sobre su destreza y coraje.

–Por lo menos, terminará con la monotonía de este Paraíso –dijo Eva.

–Cierto, pero será muy infantil, y encontrará placer en cosas muy tontas, como pelear y darle puntapiés a una pelota.

–Aun así, todavía es mejor que pasarse el día entero sola –insistió Eva.

Dios reflexionó por unos instantes y dijo finalmente:

–Está bien. Pero como además de todo eso será muy vanidoso, tengo que poner una condición.

–¿Y cuál es esta condición?

–Tendrás que dejar que piense que él fue creado primero.

Un poco más sobre la vanidad masculina...

Nasrudin se presentó en la corte con un magnífico turbante, pidiendo dinero para caridad.

–¿Cuánto te costó esa maravilla que llevas puesta? –preguntó el soberano.

–Quinientas monedas de oro –respondió el sabio sufi.

El ministro susurró: "Es mentira. Ningún turbante cuesta esa fortuna".

Nasrudin comentó:

–Pagué tanto dinero porque sabía que, en todo el mundo, sólo un soberano sería capaz de comprarlo por seiscientas monedas de modo que yo pudiera entregar la diferencia a los pobres.

El sultán, satisfecho con el comentario, pagó lo que Nasrudin pedía. Al salir, el sabio le comentó al ministro:

–Tú conocerás muy bien el valor de un turbante, pero yo sé hasta dónde puede llevar a un hombre la vanidad.

Y un poco más sobre su arrogancia...

Atravesaban el desierto un administrador, un pintor, un poeta y un crítico. Una noche, para matar el tiempo, decidieron describir el camello que los acompañaba.

El administrador entró en la tienda y, en diez minutos, fue capaz de hacer un relato objetivo sobre la capacidad del animal para superar los mayores obstáculos y pasar días sin beber agua. El poeta también empleó diez minutos en describir, en bellos versos, su nobleza. El pintor, en trazos rápidos, regaló un hermoso dibujo a sus amigos. Finalmente, el crítico entró en la tienda. Salió dos horas más tarde, cuando todos estaban ya aburridos de esperar.

–He intentado analizarlo lo mejor que he podido –dijo el crítico–, pero he descubierto muchos errores. No corre. Es incómodo. Es feo.

Dicho eso, tendió a sus amigos un mamotreto de páginas titulado El camello perfecto, o sobre cómo Dios debería haber hecho al camello.

© Traducido del portugués por Juan Campbell–Rodger

Once minutos (publicada por Editorial Planeta) es la última novela de Paulo Coelho. Está disponible en las librerías más prestigiosas del país, y es número 1 en la lista anual de Publishing Trends 2003, con 4 millones de ejemplares vendidos. El best seller mundial El alquimista, del mismo autor, ha conseguido colocarse en la sexta posición de la lista, que cada año establece cuáles son las obras de ficción más vendidas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.