Vuelven a la escena los colores estridentes, las estampas y los jeans Oxford.
Vuelven a la escena los colores estridentes, las estampas y los jeans Oxford.
(0)
5 de julio de 2019  • 00:00

Todo vuelve. Y la década de la bohemia, el rock&roll, el movimiento beatnik y la estética andrógina, tiene esta temporada su gran revival.

Las bases de esta tendencia encuentran su sustancia en los colores vibrantes del arte pop, los diseños psicodélicos de los féstivales de música de la época, el romanticismo con elementos étnicos, incorporado por los hippies y el look boyish que trajo la liberación femenina. Por eso, mega estampas, pantalones y accesorios expresionistas son los grandes protagonistas.

5 indispensables para un look seventies

Jeans 24/7

Con pata de elefante, tiro alto y combinado con una clásica t-shirt de algodón, es una apuesta que no falla. Si la camiseta tiene estampa psicodélica, se suman supertacos y maxiaccesorios, es un outfit de pasarela.

Sastrería cool

El traje se actualiza con piernas bien anchas, tiros altos que realcen la cintura y blazers entallados. En tejidos nobles, a rayas o a cuadros Príncipe de Gales, los clásicos de este estilo.

Estampado barroco

Vuelve el estampado más exuberante, lujoso y sexy de todos los tiempos. Multicolor, barroco y perfecto para llevar en trajes, camisas, maxivestidos, y faldas.

Lúrex y brillos

El glamour de los 70's se llama disco y se expresa en prendas con brillo propio. Lúrex, metalizados y mucho brillo en prendas y accesorios.

Vestidos largos

De impronta bohemia, pero con la energía del lujo seventies, los maxivestidos son claves en esta estética. Siempre estampados, con tajos a los laterales y escotes cruzados, estilo wrap-dress. La cintura de avispa se crea con un cinto que complemente el look.

La mejor inspiración

Si hay alguien que puede dar cátedra en este estilo es la cantante y actriz californiana, Zendaya quien -junto a Tommy Hilfiger- lanzó su primera colección TommyXZendaya. Se trata de una celebración a las mujeres fuertes e icónicas de los 70.

La colección es protagonizada por jeans poderosos, maxivestidos, camisas de satín suntuosas y trajes de cintura alta, pantalones de pierna ancha y blazers con cintura avispa, que se vuelven una declaración de intenciones. Prendas elevadas por una paleta con colores como el crema, el azul marino, el borgoña y el rojo Cabernet. Las tiras de arcoíris y los estampados multicolor, inspirados en el zodiaco, le imprimen frescura a esta línea exclusiva.

Desde ropa y accesorios, hasta vestidos de baño y ropa interior, la colección acoge la nostalgia del pasado, al mismo tiempo que mira hacia el futuro, fusionando el particular estilo de moda de Zendaya con el ADN clásico, fresco y americano de Tommy Hilfiger.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.