Emprendimiento. Por qué tu marca tiene que tener un newsletter

Pasa el tiempo y el newsletter no pierde vigencia, al contrario.
Pasa el tiempo y el newsletter no pierde vigencia, al contrario.
(0)
31 de mayo de 2019  • 13:37

Una de las herramientas clave para comunicar tu emprendimiento es el newsletter. Si bien hay muchísimos canales de comunicación nuevos y con mucho engagement, el viejo y conocido e-mail sigue siendo uno de los más efectivos. Acá te damos algunos consejos para aprovecharlo, de la mano de Yanina Guirotane, Licenciada en Economía, docente universitaria y propietaria de la agencia de Marketing Branding Agency.

Hoy en día, el poder que tiene un newsletter es muy grande, porque es la forma más efectiva de llegar a tu audiencia. Eso sí, siempre y cuando no sea invasivo. Lo primero y fundamental que tenés que tener es una lista de suscriptores, y la mejor forma de obtenerla es dándole a la gente un motivo para suscribirse, algo que no sucede de la nada. Esto es algo que siempre va a depender del tipo de emprendimiento que tengas, pero si por ejemplo hacés consultoría, podrías ofrecer un e-book gratuito… y si tenés una marca de ropa o vendés productos, podrías ofrecer un descuento en las próximas compras.

Además, hay que tener muy en claro qué tipo de contenido resulta interesante para tus lectores. Así, cuando reciban el newsletter, no solo lo van a abrir, sino que además van a ingresar a tu sitio web. Ahí es fundamental que la forma de hablar sea adecuada para tu público, para que la gente se siga conectando con vos y no se de-suscriba. Para evitar ser invasivo, tené en cuenta que a nadie le gusta que le llenen la casilla de mails, por eso tenés que ser muy clara con respecto a qué tan seguido vas a aparecer en sus bandejas de entrada. La cantidad de veces va a depender siempre de tu negocio y de qué tanta información tengas para comunicar.

El asunto

Otro aspecto importante a tener en cuenta a la hora de crear tu newsletter es que armes un buen asunto. Para esto, cuanto más corto, atractivo y directo sea, mejor. El título es el que determina que los suscriptores abran o no el mail y de ahí la importancia de que sea llamativo. El lenguaje que utilices tiene que ser cercano, llamando a tu suscriptor por su nombre e incluyendo emoticones en el asunto para que el mail destaque en la bandeja de entrada. También hay que darle importancia al header o cabezal, que es lo primero que ve el suscriptor cuando abre el newsletter. Una buena opción es que pongas tu logo y lo enlaces con tu tienda online y tus redes sociales.

El CTA

El call to action o CTA es un enlace que tiene como función animar a los lectores a dirigirse a una página específica o a contactarse a través de botones que usualmente indican "click aquí", "contáctanos". Crear CTA’s es tan importante como el contenido y la estética del mail. Además, le da a tu cliente una sensación de cercanía, siempre y cuando no abuses del recurso y no incluyas más de un call to action por newsletter. De lo contrario puede llegar a ser contraproducente y hasta provocar desconfianza en el usuario.

Finalmente preguntate: ¿qué querés obtener con esta campaña? Según la respuesta, ubicá tu llamada a la acción en un lugar estratégico, para que prácticamente sea lo primero que el suscriptor ve al abrir el mail. Tené en cuenta que cuanto más abajo se encuentre el CTA, más difícil es que lleguen a verlo, por eso es muy importante que lo más interesante de tu contenido esté "above the fold", es decir, en la primera pantalla y sin hacer "scroll".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.