Preparen, apunten, foto

(0)
24 de marzo de 2000  

Una modalidad de miniturismo o una salida de fotografía? Una cosa, la otra y también la conjunción de ambas definen a un safari fotográfico. Porque este tipo de viajes convoca a profesionales de la cámara, a aficionados y a curiosos que encuentran detrás de la lente una forma de conocer lugares.

Hace seis años, Marta Strasnoy disparó a los porteños la idea de embarcarse en una cacería de imágenes a Navarro. No sólo esa iniciativa fue exitosa sino que, hasta hoy, la pionera no dejó que transcurriera un mes sin programar una nueva excursión.

El grupo de fieles que la sigue a todas partes reúne desde jóvenes que estrenan los 20 hasta mujeres inquietas que ya superaron los 70 años. Y en cada oportunidad, el staff se enriquece con la incorporación de participantes dispuestos a probar de qué se trata aquello de revelar un destino. Eso sí, para integrar el escuadrón hay que pasar airoso una entrevista personal: una suerte de test para saber si se está en condiciones de aceptar ciertas normas de convivencia y solidaridad inviolables: "que sepan compartir, que sean tolerantes, que tengan ganas de caminar, al frío y al calor, para ver lugares lindos y feos", enumera Strasnoy la lista de requisitos. Simplemente, códigos para que la salida en grupo sea exitosa.

Justamente se debe a la heterogeneidad del público que responde a la convocatoria el continuo enriquecimiento fotográfico. "Hay quienes no pueden ver porque su ojo no está adiestrado; a ellos, entonces, les sugiero cierto encuadre". Otros, en cambio, no saben por dónde empezar. Pero para esas personas el líder también tiene una frase de cabecera: "Dejate sentir en el lugar antes de disparar, y cuando encuentres algo que te atraiga empezá a estudiarlo. Eso define el lenguaje de cada uno".

En programas de día completo o por un fin de semana, la idea consiste en visitar ciudades de Buenos Aires y provincias cercanas para conocer sus historias, ambientes naturales y el estilo de vida de sus pobladores. Por supuesto, documentando al paso las particularidades de cada parada del tour.

Ecoturismo en 35 mm

Marcelo Gurruchaga es fotógrafo, docente universitario y motor de otro equipo de fotoaficionados que cada feriado largo abandona el asfalto.

Su primera experiencia a la cabeza de safaris de fotografía y naturaleza se remonta tres años atrás, cuando probó su proyecto en la isla Martín García. Después, nunca más puso el stop ; se dedicó a diseñar salidas tradicionales y alternativas, con puntos de interés naturales y/o históricos, para contar en cuadros. "Cuando vas a fotografiar un lugar lo conocés de un modo distinto: esperás una hora determinada del día, te detenés en un detalle", marca Gurruchaga, como diferencia con otras formas de hacer turismo. Por eso, a las apreciaciones del naturalista Gustavo Aparicio se suma la información proporcionada por un guía local.

Si bien la mayoría de los habitués carga en su bolso equipamiento profesional (o semi), para capturar imágenes no se necesita más que una cámara de 35 mm. Incluso, comentan que "hay quienes con sus pocket logran maravillas".

Para los más jóvenes

A pesar de que la edad no es motivo para quedarse al margen de estas propuestas, Rosana Simonassi abrió la convocatoria a sus travesías (antes exclusivas de sus alumnos) a los menores de 40 años.

En estos viajes el objetivo no es hacer foco sólo en la historia, la flora o la fauna del destino elegido: el trabajo grupal puede consistir también en realizar el seguimiento de "algo que está ocurriendo". Por ejemplo, se planea acompañar en la aventura a una caravana de vehículos 4x4.

De acuerdo con las posibilidades y las inquietudes de cada participante -no más de doce por expedición-, la coordinadora de Accion-Photo sugiere temas y abordajes diferentes.

"No todos trabajan al mismo ritmo ni sacan fotos de noche. Las propuestas son personalizadas", subraya Simonassi.

Salvo estas diferencias, la metodología de los safaris es siempre la misma: una cita a solas con el lider del equipo para fijar objetivos, una divertida travesía fuera de la ciudad y - de regreso- una segunda reunión para recordar anécdotas y ver los resultados con el material sobre la mesa. Como broche de oro: colgar la muestra en un espacio público para que un par de ojos entendedores viaje a través de las imágenes.

Qué, cómo, cuándo, dónde

Marta Strasnoy Informes e inscripciones, 4864-8372.

Próximas salidas. El programa de abril contempla dos safaris. Para el 9, se organiza una escapada a Chascomús (120 km) de día completo que tomará como puntos de interés Capilla Evangelista y el cementerio inglés (siglo XIX), la Capilla de los Negros, el centro histórico y un circuito rural en la estancia La Alameda (también de 1800), situada frente a la laguna. La salida cuesta $ 75, incluye traslados, excursiones y comidas (sin bebidas).

Para el fin de semana largo del 29/4 al 1/5 está previsto un viaje a San Rafael, Mendoza. Durante el recorrido se visitará la estación de tren, la catedral, la casa de Elena y Fausto Burgos, la plaza San Martín y la Champañera, entre otras paradas de relevancia histórica y relacionadas con la industria vitivinícola. El segundo día, en cambio, el grupo se trasladará de la Cuesta de los Terneros hacia el Nihuil, dispararán contra la Garganta del Diablo, participarán de una excursión por el Cañon del Atuel y Valle Grande. El último día de safari fotográfico revelará los Reyunos, Salto Colorado, y Villa 25 de Mayo. En este caso, el precio por participantes es de $ 300 (micro a disposición, comidas y alojamiento) y los traslados desde Buenos Aires se abonan aparte. Viaje en micro, $ 100; boleto aéreo, $173.

Cursos de iniciación. El próximo mes, comenzarán a dictarse las clases de fotografía para nivel básico. La cuota mensual (una asistencia semanal) cuesta $100.

Marcelo Gurruchaga Informes e inscripciones, 4953-6817 y 15-4474-8635.

Próximas salidas. Para Semana Santa (del 20 al 23 de abril) está programado un viaje a La Rioja y a San Juan. El fotosafari se detendrá a capturar los rituales diaguitas, los característicos murallones de color rojo y las formaciones rocosas del Parque Nacional Talampaya; el imponente paisaje del Valle de la Luna, y el patrimonio artístico Chilecito, un importante centro turístico riojano. La salida cuesta $ 460 e incluye traslados desde Buenos Aires y locales, alojamiento, excursiones y comidas (sin bebidas). Además del naturalista Gustavo Aparicio, un guía del lugar acompañará al grupo en todo el trayecto.

Cursos de iniciación. Está abierta la inscripción a los cursos de fotografía general y de naturaleza de cuatro meses de duración. Durante la instrucción se organizan seis escapadas prácticas por el día y un viaje de fin de semana. Arancel mensual, $ 80.

Acción-Photo Informes e inscripciones, 4786-4238 y 4856-2962.

Próximas salidas. El 22 y 23 de abril los safaris que coordina la fotógrafa Rosana Simonassi visitarán la ciudad de Victoria, situada a 122 kilómetros de Paraná, Entre Ríos. El itinerario marca como puntos naturales de interés el Cerro de la Matanza -monte de los ombúes- y contempla una visita al monasterio La Abadía del Niño de Dios, conocido además por el trabajo artesanal de licor medicinal, miel, jaleas y la huerta. Además de un paseo por la zona del Quinto Cuartel, el grupo realizará una salida en barco por arroyos e islas para fotografiar aves en el corredor del Paraná y, de nuevo en tierra, recorrerá la ciudad colonial: la Costanera y el mirador Virgen de Fátima, la plaza central, el Museo Carlos Anadón, el puerto, el Palacio Municipal y la antigua iglesia de Nuestra Señora de Aranzazu. El viaje cuesta $ 240, incluye traslados desde Buenos Aires, alojamiento en bungalows y pensión completa.

Cursos de iniciación. La cuota mensual para las clases de nivel básico cuesta $ 70. El curso se extiende por cuatro meses.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?