Proeza: la bacteria que sobrevivió un año a la intemperie en el espacio exterior