Pronóstico del tiempo: el brindis del Dragón

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Jueves muy caluroso con máxima de 34°C. El alivio llega el viernes con tormentas aisladas. Fin de semana sin lluvias ni calor extremo.
Jueves muy caluroso con máxima de 34°C. El alivio llega el viernes con tormentas aisladas. Fin de semana sin lluvias ni calor extremo. Crédito: Augusto Costanzo
(0)
19 de diciembre de 2019  • 00:57

Cantan las chicharras

Aquí está nuevamente el Dragón, amigos. Bailando como un Guasón frente a nosotros. Pavoneándose como un Travolta mientras las baldosas se encienden. Aquí está como cada verano con sus demostraciones de fuerza que apenas nos permiten respirar. Ahora nos da una nueva prueba de vida primero con los 33°C de ayer y hoy intentando llevar el termómetro a 34°C. Claro que después de los 38°C de la semana pasada nos encuentra mucho más entrenados para resistir el embate. Pero desde el polo opuesto llegará la respuesta y podremos repeler pronto el ataque.

El combate será el viernes, con rayos y truenos como resultado del choque de dos potencias térmicas. Después del calor despiadado de la semana pasada y la posterior tormenta que le sacó el trono, la bestia se toma revancha y todo indica que ya entramos en un ritmo veraniego en el que cada semana tendremos que soportar algunos días de calor desbocado. Por suerte el Dragón no llega nunca a dominar la escena y los días de calor extremo no logran encadenarse, por lo que antes de cada ataque ya se vislumbra el alivio. Desde ya sus bocanadas buscarán minar nuestro espíritu navideño con una jornada de altas temperaturas, una suerte de Grinch térmico y aquí surge el primer interrogante: ¿qué es peor para la nochebuena o cualquier jornada de estas fiestas? ¿mucho calor o lluvia?

Para hoy se espera un nuevo ataque del Dragón. Otra jornada capaz de derretir nuestras ojotas, otro día insoportable para desandar el cemento porteño, donde el rayo directo del sol puede ser una mochila para el que le toque estar todo el día en la calle. Un duro desafío para el #TeamInvierno que sabe que queda mucho de esto por delante.

Jueves: demasiado verano

Prepárense para una jornada de calor intenso en la ciudad donde caminar bajo el sol en pleno cemento porteño podría tener características agobiantes. El día abre con 23°C, después de una noche en la que al termómetro no le sobró nada, rápidamente se posiciona en 26°C y de ahí en más comienza su sprint rumbo a los 34°C vespertinos. Se estima cielo parcialmente nublado y, como siempre, esperamos que las nubes nos tapen lo más posible al sol. Un día térmicamente muy difícil para andar por la calle, puede postergar las cosas para mañana si no le molesta la lluvia. O postergarlo para el lunes, soy cinturón negro en postergar indefinidamente así que puedo enseñarle cómo hacerlo. Hacia el final de la tarde el viento rota y nos salva de una noche pegajosa, entra aire más fresco y comienza una progresiva desmejora. La noche proyecta 26°C que casi no descienden por la madrugada, todo un desafío para el ventilador.

Viernes: la tormenta justiciera

Ya desde muy temprano la veleta nos salva las papas de una jornada de mucho calor. Entrada de aire frío que trae nubarrones al amanecer y que podría ofrecer tormentas aisladas durante gran parte del día. El Dragón pelea pero finalmente sucumbe ante las ráfagas del sur que desploman el termómetro hasta 24°C vespertinos ahuyentando al calor desde temprano. La noche no corre peligro, todo indica que debería estar el cielo medianamente limpio al atardecer. El viento fresco nos salva de otro día sofocante y se queda parte del fin de semana.

Sábado: sol y calor suave

El comienzo del fin de semana mantiene la circulación de aire frío con lo que la temperatura quedará recortada durante todo el día a pesar del generoso aporte del sol. La mañana muestra 17°C, con cielo parcialmente nublado, se calcula que el viento sur desanimará al termómetro que solo llegará a 27°C. La falta de lluvia y el calor moderado moldean un sábado ideal para planificar actividad al aire libre. La noche tampoco corre riesgo y el cierre se da en valores muy agradables con 20°C a la medianoche.

Domingo: mañana fresca

Tanta circulación de aire frío se traduce en una mañana fresca con solo 15°C de salida, un registro realmente bajo por tratarse de fin de año. La jornada dominical promete cielo despejado de punta a punta y un mercurio todavía adormecido por el viento sur que apenas se anima a 28°C. Son valores muy agradables aunque la afición piletera puede considerar un tanto exigua la oferta térmica del fin de semana.

Eso es todo, amigos. A pesar del bombardeo, el Dragón no logra someternos. Hasta el momento el verano porteño aprieta pero no ahorca. Solo diré que las fiestas en diciembre son un espanto y que habría que repartirlas equitativamente entre los hemisferios, donde allí tendría sentido la mesa que preparan mi madre y mis tías quienes piensan que siguen viviendo al pie de los Alpes con un menú navideño capaz de hacerte transpirar en la nieve, imaginate en Castelar.

Estamos muy distantes todavía con Nochebuena pero los primeros borradores dan cuenta de una jornada calurosa y sin previsión de lluvias, con 34°C a la tarde, 28°C a la hora de la cena y 27°C para el brindis así que recomiendo que no falte hielo.

Dejo abajo este video por si algún niño los está volviendo locos con el pedido a Papá Noel.

Hasta la semana que viene, que tengan muy feliz Navidad.

@JopoAngeli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.