Pronóstico del tiempo: del dulce a la travesura

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Jueves con cielo despejado y 23°C. Probabilidad de lluvias aisladas para el viernes. Fin de semana con cielo algo nublado sin estimación de precipitaciones.
Jueves con cielo despejado y 23°C. Probabilidad de lluvias aisladas para el viernes. Fin de semana con cielo algo nublado sin estimación de precipitaciones. Crédito: Augusto Costanzo
(0)
31 de octubre de 2019  • 00:54

Escenas del capítulo anterior

La semana encontró a la primavera mucho más centrada, las mañanas muy frías quedaron en el olvido, pero algunos amaneceres siguieron justificando un abrigo para salir de casa. El mercurio ya no baja de los veintipico de máxima y en todas las tardes los porteños tuvieron que volverse con la campera en la mano. El armisticio térmico seguía vigente con la afición invernal muy a gusto con el fresco matinal y la hinchada veraniega aprobando el suave calor vespertino. La tregua seguía en pie aunque el calendario marca que le queda poco. El tiempo no para y los nubarrones sacaban turno para el viernes.

Jueves: la calabaza al sol

La jornada de hoy se perfila con las mejores condiciones meteorológicas de toda la semana. Cielo mayormente despejado, humedad moderada, calor suave y viento leve configuran un combo primaveral que hace mucho no se consigue en la ciudad. La mañana se presenta fresca, con un piso térmico de 14°C. Rápidamente rebota el mercurio a media mañana, el sol intentará llevarlo bien arriba pero encontrará el contrapeso del viento del Este que recortará sus ambiciones en 24°C. Es una gran día para lavar lo que sea y que se seque rápido, una jornada casi sin nubes mostrando un sol que todavía podemos disfrutar. Aprovechen esta oferta, dentro de algunas semanas los laburantes comenzaremos a maldecir a Febo y cada día de cielo despejado puede llegar a ser un verdadero suplicio. La noche clausura con 18°C y el ventilador sigue apagado.

Viernes: november rain

Noviembre se estrena en la ciudad con un día sin sol y probabilidad de algunas lluvias aisladas. Al revés del jueves, el que empuja es el viento caliente del norte pero sin aporte del sol. Se estima una jornada con frondosa nubosidad, al punto de que varios pasajes del día podrían tener muy poca luminosidad por tener nubes cargadas en todos los niveles de la tropósfera. A pesar de la permanente amenaza de lluvia y cúmulos bien cargados y amenazantes, lo que puede llover es muy poco. El termómetro sigue con sus buenos modales ofreciendo 23°C vespertinos. En algunas simulaciones llueve un poco a la noche, mientras otros análisis no muestran ni una gota. Lo cierto es que el cierre es inestable. Aquellos que tengan algo en agenda cerrando el día deberán esperar hasta el mismo viernes para confirmar el escenario de precipitaciones nocturnas que no pasarían de lluvias aisladas, nada que amerite cancelar alguna salida.

Sábado: un museo de la primavera

Arranca un fin de semana sin sobresaltos atmosféricos en el Río de la Plata. Ya desde temprano el termómetro avisa de un día cálido con 20°C de salida. El inicio puede ser con cielo nublado con las últimas nubes de lluvia ocupando nuestro firmamento para dar paso a un progresivo desalojo de nuestro cielo, que puede terminar en una tarde mayormente despejada. Se estima una máxima de 26°C que invita a planificar actividad al aire libre. La noche, para todos aquellos que se acuerdan una vez al año que existen museos en la ciudad, marca una nueva entrada de aire frío con un marcado descenso de temperatura e intensificación del viento en superficie. Lleve campera para hacer esas horas de cola con el solo fin de pasar solo cinco minutos frente a una colección, cuando cualquier día del año puede hacer cinco minutos de cola para pasarse horas dentro de un museo.

Domingo: la mesa afuera

Vuelve el fresco matinal en la mañana del domingo con un amanecer que encuentra al mercurio rezagado en 14°C por toda la circulación nocturna de aire frío. La jornada dominical promete viento calmo, muy poca nubosidad y calor moderado, proyectando 21°C en un mediodía a pleno sol que invita a poner la mesa afuera. La tarde promete 24°C con cielo limpio redondeando un fin de semana sin ningún sobresalto meteorológico.

El legajo de noviembre:

  • Máxima media: 26,1°C
  • Mínima media: 16°C
  • Máxima absoluta: 27 de noviembre de 1955 con 36,8°C
  • Máxima absoluta en este siglo: 25 de noviembre de 2008 con 36,5°C
  • Mínima absoluta: 4 de noviembre de 1914 con 1,6°C
  • Mínima absoluta en este siglo: 15 de noviembre de 2007 con 2,5°C
  • Precipitación media: 108,6 mm distribuida en promedio en 9 días al mes
  • Día más lluvioso: 11 de noviembre de 1951 con 138,5 mm
  • Número medio de días con tormenta: 5
  • Noviembre más caluroso: 2008, la mínima llegó a tocar los 25,4°C y la máxima media fue de 29,9°C. Un espanto.
  • Noviembre más fresco: 1909 con máxima promedio de 22.9°C
  • Noviembre más lluvioso: 1951 con 284,1 mm
  • Noviembre más seco: 1917 con 11,9 mm
  • Dato irrelevante: el 25 de noviembre es mi cumpleaños

Eso es todo, amigos. Está todo muy tranquilo y eso hace un episodio un tanto aburrido. Entramos en noviembre, el último mes antes de que todo se desmadre. Las últimas semanas en las que el sol es bienvenido. Las últimas noches en las que se puede dormir. Las últimas tardes en las que se puede desandar el cemento porteño. No falta tanto para el infierno tan temido. Cuando el mes cambie y el dragón se despierte, clamaremos por noviembre.

Hasta la semana que viene.

@JopoAngeli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.