Pronóstico del tiempo: el frío se estrena en Buenos Aires

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Mañana fría de jueves con 8°C de mínima. Temperatura en aumento con el correr de los días. No hay previsión de lluvia para el fin de semana. Domingo con máxima de 24°C
Mañana fría de jueves con 8°C de mínima. Temperatura en aumento con el correr de los días. No hay previsión de lluvia para el fin de semana. Domingo con máxima de 24°C Crédito: Augusto Costanzo
(0)
6 de mayo de 2020  • 23:34

Postales de invierno

Finalmente el frío llegó a la ciudad, no para quedarse porque pronto levanta campamento pero ya empezó a tantear el terreno porteño. La primera ofensiva nos tomó con la guardia baja, con nuestros cuerpos emparentados con temperaturas más altas después de un mes de abril que supo de varias gentilezas térmicas. Y si bien ya habíamos desandado algunas mañanas frías el pulso antártico estrenó la tarde invernal con máximas que no superaron los 15°C. Todo visto desde el prisma otoñal, en pleno invierno las temperaturas de esta semana serían un chiste y no asustarían a nadie. Las estufas abandonaron su letargo, algunos caloventores largaron el olor a pelusa quemada después del primer encendido en más de nueve meses, hubo que agregarle otra manta a la cama y algunas camperas gruesas salieron del fondo del placard con olor a naftalina. Alguno se animó al primer guiso, salieron las primeras sopas y empezó a contemplarse la posibilidad de un pronto contraataque con locros, busecas y polentas. Confieso que el primer cachetazo polar me hizo extrañar el mejor aroma que sentí en mi vida, el de la leche humeante con cascarilla por las mañanas que me preparaba mi abuela. El barbijo cumplió y ya podemos aventurar un período invernal sin narices frías ni cachetes congelados. El frío se va pronto, pero nos dejó las primeras postales. Así será mayo, entre pulsos polares mucho más potentes y bocanadas de aire caliente desde un norte donde el calor todavía resiste. Pero no nos quejemos de llenos, frío, lo que se dice frío, es otra cosa. Cuando el Yeti pise fuerte en la ciudad, clamaremos por días como estos.

Jueves: entrenamiento invernal

Arranca la mañana más fría de esta pequeña hilera de días invernales. Si bien el termómetro estará más abajo que los últimos amaneceres se estima mucho menos viento y eso puede hacer toda una diferencia. Ya no circula aire frío, pero quedamos con la pesada herencia de dos jornadas con rachas antárticas y calentar nuestra columna atmosférica llevará algunos días. La veleta marca noreste para anunciar una tímida llegada de aire más templado, viento muy leve o calmo durante todo el día, lo que ayuda a sobrellevar el frío, pero puede favorecer algunas neblinas matinales. Otra ventaja que ofrece el jueves es una menor cobertura nubosa por lo que el sol tendrá más lugar para hacer lo suyo y, ya sin el contrapeso del viento helado, empuja el termómetro a 17°C en la tarde, dos más arriba que ayer. La noche conserva el cielo mayormente despejado en un cierre con 14°C, ambiente frío, pero tres grados más arriba que ayer que alcanzan para sacarnos del segmento invernal.

Viernes: afloja el fresquete

Para mañana se espera un importante descenso de aire caliente, pero en principio las dos variables para superar el frío nos jugarán en contra. Primero el viento, por más norteño que sea, sus soplos matinales darán una percepción más baja que los 9°C de salida y, segundo, el cielo despejado, que habrá favorecido el enfriamiento nocturno traducido en un amanecer de campera y bufanda. A media mañana sí se nota que el sol empuja y que el viento arrima aire templado llevando el mercurio hasta casi 19°C decretando el fin del sopapo invernal. Después de varios días podremos caminar o exponernos al sol y eso también cambiará la percepción de baja temperatura. La noche puede ofrecer 15°C, como para arreglarse con un par de mantas.

Sábado: vuelve el otoño

El fin de semana marca la revancha de los friolentos. El otoño recobra su identidad desde temprano con 13°C de salida en un ambiente agradable, algo ventoso para los que tengan que hacer cosas temprano. La jornada transcurre con un poco más de nubosidad, conserva el viento templado y lleva la máxima hasta los 21°C, una significativa recuperación con respecto a los fríos registros de mitad de semana. El viento caliente sopla toda la noche y el termómetro queda colgado en 17°C, la medianoche ya ni siquiera es fresca. No hay previsión de lluvias.

Domingo: tarde de sol y calor suave

La jornada dominical es una total redención térmica. Sigue llegando aire caliente que mantiene la temperatura del amanecer en valores agradables, luego vuelve el cielo despejado para invitar a sacar la mesa en un mediodía templado a pleno sol que remata con una tarde de cielo limpio con el termómetro marcando 24°C. Será la jornada con mejores condiciones meteorológicas de toda la semana que pasó y de los días que se vienen.

Spoiler alert

El idilio con la temperatura dominical no dura nada, pero así es la vida. La semana entrante trae un nueva irrupción de aire muy frío y el termómetro vuelve a desplomarse a valores parecidos a los de estos días. No hay lluvias en el mediano plazo y yo seguiré sin conseguir cascarilla después de meterme en cada herboristería que se cruce en mi camino.

Eso es todo amigos. El cachetazo antártico hace las delicias del #Teaminvierno, que empieza a saborear las primeras mieles que llegan desde el sur. Como amante de las bajas temperaturas solo diré: qué bien le queda el frío a Buenos Aires.

Hasta la semana que viene.

@JopoAngeli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.