Pronóstico del tiempo: el regreso del sol

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Vuelve el cielo despejado a Buenos Aires. Jueves con mañana fría y máxima de 18°C. Sábado con 19°C y pleno sol, domingo con cielo parcialmente nublado y 22°C
Vuelve el cielo despejado a Buenos Aires. Jueves con mañana fría y máxima de 18°C. Sábado con 19°C y pleno sol, domingo con cielo parcialmente nublado y 22°C Crédito: Augusto Costanzo
(0)
12 de septiembre de 2019  • 02:11

Escenas del capÍtulo anterior

Buenos Aires fue cubierta por nubarrones durante varios días que, si bien no concretaron su amenaza de lluvia, le restaron mucho sol a la ciudad. Algunos ciudadanos se quejaron por haber paseado sus paraguas en vano y los menos educados nos recordaron a los presentadores del tiempo que tuvieron que insertarlo en alguna polémica cavidad. Las nubes bajas conservaron la temperatura matinal alejándonos de las mañanas polares de la semana pasada, pero le quitaron rendimiento al termómetro vespertino. Sobre el final del miércoles, las nubes bajas anunciaban su retirada y los ciudadanos se entusiasmaban con una revancha solar.

Jueves: sol sostenido

Arranca una jornada que tiene como titular excluyente la vuelta de Febo a nuestro cielo. Se retira todo el manto de nubes que nos separaba del astro rey para devolverles los colores a la ciudad después de toda una semana de grises. Claro que el arranque con poca nubosidad y los últimos aportes del viento patagónico moldearán un amanecer mucho más fresco con el mercurio largando desde 7°C, el viento puede dejar una sensación térmica de 4°C en varias porciones del conurbano. Desde media mañana caminar bajo el sol dará una percepción completamente diferente, cuando el viento se calme y el termómetro comience su carrera en busca de los 18°C vespertinos, moldeando una tarde con ambiente muy agradable. Por la noche regresan las estrellas al firmamento rioplatense en un cierre con 13°C. Es una jornada de marcada amplitud térmica por lo que no quedaría otra que abrigarse mucho a la mañana y volverse con la campera en la mano.

Viernes: cielito lindo

Para mañana se espera la vuelta del viento norte después de más de una semana de circulación de aire fresco. El amanecer se estima en 9°C con cielo nuevamente despejado. Es otro día ideal para ponerse al día con todas aquellas actividades pospuestas por la constante amenaza de lluvias, ideal para lavar la ropa y que se seque rápido. Poco viento, pleno sol y humedad moderada arman una jornada muy agradable con el termómetro quedando muy cerquita de los 20°C. La noche clausura con 15°C dando un muy buen marco para los que quieran salir.

Sábado: un poema meteorológico

Arranca la tercera jornada en fila con cielo inmaculado sobre el Río de la Plata. La mañana sigue mostrando una clara recuperación, partiendo desde los 11°C. Hacia el mediodía la veleta vuelve al cuadrante este y le quita impulso al mercurio que igual se anima a 19°C. Es una jornada meteorológicamente muy tranquila que encuentra la noche en 15°C con viento moderado. Es un día ideal para planificar actividad al aire libre.

Domingo: loco el 22

La jornada dominical se proyecta muy cambiante poniendo el centro atencional hacia el final de la tarde. La mañana marca el regreso de la nubosidad con un manto de cirrus muy altos que no le quitarán luminosidad con el mercurio posicionado en 12°C pero con viento calmo que no acentuará el frío matinal. Mesa afuera para el almuerzo y una tarde con el regreso de nubes más bajas de la mano de una débil entrada de aire frío hacia el crepúsculo que no impide que el termómetro se anime a 22°C. El cierre es bastante más ventoso y supone un descenso de temperatura un poco más marcado que las últimas noches. En todas las simulaciones nuestro cielo resiste la entrada de aire frío sin precipitaciones más allá del ingreso de nubes. La temperatura cae en los primeros días de la semana entrante pero se recupera hacia el miércoles.

Eso es todo amigos, nos vamos acercando al equinoccio pero el termómetro se aferra al invierno astronómico sin regalarnos ningún adelanto de la primavera. De todas maneras, septiembre ya empezó a amigar a los enemigos del frío y del calor con temperaturas más moderadas y pronto estaremos en rangos térmicos más neutrales que mantendrán calmas a ambas hinchadas por algunas semanas, por eso el noveno mes del año es uno de los que menos detractores encuentra. Quizás, a modo de desagravio, podríamos reunirnos todos los hombres de bien y entender que la verdadera grieta es entre aquellos que pronuncian "setiembre" sin "p" y nosotros. Que nos separa un verdadero abismo y que nunca serán invitados a nuestra mesa. Cada vez que alguien dice "setiembre" una flor se seca, una mariposa se vuelve oruga y una estrella se apaga en el cielo. Es hora de dejarnos de pelear y de reconocer al verdadero enemigo. Y si la ley no nos permite acabar con ellos, pues será necesario construir un muro y separar la ciudad en dos mitades. O bien conformar un comando septembrino clandestino y dispararles letras "p" desde lejos. Si desean armar ese ejército tendrán en mí a su más fiel soldado.

Hasta la semana que viene.

@JopoAngeli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.