Pronóstico reservado: la resaca del verano

Diego Angeli
Diego Angeli PARA LA NACION
Hoy con probabilidad de lluvias y tormentas aisladas, máxima de 26°C. Se vienen varios días inestables sin calor fuerte.
Hoy con probabilidad de lluvias y tormentas aisladas, máxima de 26°C. Se vienen varios días inestables sin calor fuerte. Crédito: Ilustración Costhanzo
(0)
26 de diciembre de 2019  • 13:44

Escenas del capítulo anterior

Luego de varios días de calor no extremo pero intenso, el verano aflojó después del brindis de la mano de un fuerte viento frío que hizo derrumbar al termómetro y nos dejó dormir por la noche. La temperatura se desplomó y nos regaló un almuerzo navideño con valores muy tranquilos y la gentileza de que las lluvias no solaparon el mediodía. Cuando muchos esperaban que el período estival volviera por sus fueros se encontraron con la noticia que retomaba sus funciones recién el año que viene. El extendido avisaba de una hilera de varias jornadas inestables donde las precipitaciones serían protagonistas la mayoría de esos días.

Resaca navideña

El verano quedó completamente anulado después de la cena de nochebuena. No contestó los llamados, solo se supo que se fue a dormir completamente detonado por algunos excesos en la bebida sumado a una imprudente ingesta de varios platos navideños invernales. Algunos dan cuenta de un altercado con Papá Noel quien fue muy enfático en cuanto a sus pobres condiciones de trabajo en estas latitudes, vestido para soportar el bajo cero del polo, con un trineo sin aire acondicionado y con los renos completamente fundidos quemando aceite por todo el cielo. Otros alegan que se retiró furioso después de escuchar cómo era denostado en cada mesa navideña donde su oferta de calor tampoco fue bien recibida. Sabemos que en algún momento se va a recuperar o se le va a pasar el enojo, hasta entonces quedan por delante los últimos días del año, sin sol, con temperatura muy tranquila y con permanente probabilidad de precipitaciones.

Hoy: última mañana de sol

Comenzó una jornada térmicamente serena con el termómetro saliendo desde los 13°C en la zona suburbana y 17°C en el cemento porteño. El cielo ligeramente nublado en un arranque con mucho sol, fue la última postal de cielo limpio hasta el año que viene. Los nubarrones tomarán por asalto el firmamento porteño desde el mediodía con probabilidad de lluvias débiles por la tarde y algunas tormentas aisladas hacia la noche. La máxima se recorta en idílicos 26°C, no parece por suerte una tarde de fin de año. La noche clausura en 23°C y nos deja dormir.

Viernes: tormentas aisladas

La jornada del viernes anexa un nuevo casillero a esta saga de días inestables. Puede llover débilmente desde temprano con probabilidad de precipitaciones intermitentes durante el resto del día. La temperatura levanta con respecto a las últimas jornadas pero no incomoda llegando a marcar 30°C por la tarde. Malas noticias para los que tengan algún plan para la noche, el día puede cerrar con chaparrones intermitentes.

Sábado: la noche a salvo

El sábado también se pone en la fila de días lluviosos ofreciendo precipitaciones desde temprano hasta media tarde. Puede llegar a ser la jornada que muestre lluvias más fuertes, donde algunos pasajes cerca del mediodía podrían mostrar tormentas muy activas. El termómetro sigue amedrentado por tanto nubarrón y apenas se anima a marcar 29°C. Hacia el atardecer las simulaciones marcan que no llueve más, la noche y toda la madrugada parecen estar exentas de cualquier capricho atmosférico.

Domingo: nublado con lloviznas

La jornada dominical es la menos inestable de toda la saga y se reserva una baja probabilidad de lloviznas hacia el final de la tarde. Sigue el cielo nublado pero a diferencia de los días anteriores solo tendremos nubosidad alta lo cual podría dar mucha más luminosidad a lo largo del día. Seguimos gozando de esta promoción de temperaturas tranquilas, la máxima se estima en 30°C.

Spoiler alert

El lunes podría ofrecer lluvias a media tarde y continuar la saga sub 30 con 28°C de máxima. El martes el año cierra con precipitaciones, hasta el momento las simulaciones marcan que la lluvia cesa a media tarde y no solapa los festejos de año nuevo. Se prevé una máxima de 28°C y todo indica que el termómetro no se recupera hasta el primer fin de semana de 2020.

Eso es todo, amigos. Esta es la última entrega de 2019 y debería escribir algo realmente profundo y emotivo pero no se me ocurre nada, solo les diré que tengan un gran fin de año y que, a menos que reciba una millonaria suma en dólares que me garantice no trabajar más y dedicarme enteramente a el origami y el nado sincronizado (mis dos grandes pasiones), el año que viene me encontrará aquí relatando para ustedes todos los pormenores atmosféricos.

Hasta la semana que viene.

@JopoAngeli

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.