¿Qué es la ginergía? ¡Aprovechala!

Conocé el método que combina la ginecología natural con antiguas tradiciones para aprovechar la potencia menstrual.
Cecilia Alemano
(0)
28 de mayo de 2016  • 00:00

Samarí Luz Rodríguez Moncada es la creadora de la "ginergía", un método para empoderarnos a partir de la potencia menstrual. Tiene 34 años, un marido, dos hijos (de 1 y 3 años) y una casa donde vive en Caracas, su ciudad natal. Su primer nombre viene de combinar los de sus padres: Saúl y Marina. Y el segundo fue a raíz de un sueño de su papá, en el que vio a la Virgen de Coromoto –patrona de Venezuela– rodeada de luz. La misión que asumió y ejerce por el mundo es ayudar a las mujeres a empoderarse de su femenino. Lo hace a través de la "ginergía", un método que combina la ginecología natural con antiguas tradiciones. Pero antes de llegar ahí, buscó. Se dedicó a la pintura y la cerámica; estudió joyería y practicó orfebrería; se formó en medios audiovisuales, trabajó en televisión y publicidad. Pero también de ese ámbito se escurrió Samarí, en el continuo deslizarse que la fue guiando hacia su verdad.

¿Por qué orientaste tu enfoque hacia lo femenino?

Porque me llegó la oración de "La gran invocación de fraternidad femenina". Y yo al principio decía: "Pero ¿por qué fraternidad, si esa palabra viene del latín fratello, hermano?". No sabía nada sobre círculos de mujeres. Sí había vivenciado algo sobre el Tipi de la Luna, un lugar a donde van mujeres que están menstruando, pero a mí no me gustaba. Prefería estar entre hombres y mujeres. Pero bueno, me llegó esta oración y la viví como un reto, porque me confrontó con mi condición de mujer y con las otras mujeres. Tuve que empezar a mirar a las que traté mal, a las que ignoré, a las que me trataron mal a mí..., esa discordia. En mi ciudad se usa mucho la rivalidad: criticar a las demás. "¡¿Y ahora tengo que comunicarle esto al mundo?!", pensaba.

¿Cómo describirías tu método, la ginergía?

Es un método para trabajar sobre nuestra energía del ciclo menstrual. Exploro esa relación del ciclo en los cuatro elementos y cómo se intercomunican entre sí, a través de la energía de nuestro ciclo. Estudiamos los cuatro elementos en los ritmos naturales de cada mujer y la capacidad de cada elemento de generar programaciones o tendencias que nos pueden afectar, y también cómo las podemos reprogramar nosotras mismas para restablecer el equilibrio. Claro que estos elementos están presentes en todo lo que está vivo, pero en el sistema femenino el útero es la tierra, los ovarios son el fuego, las trompas son el agua y la parte externa, la vulva, es el aire.

¿Cómo se vincula esto con las fases lunares?

La fase de luna nueva es la de renovación, cuando empezamos nuestra menstruación, es la fase del ciclo del agua, la limpieza, lo que fluye, desciende. Es una etapa más emocional. Seguimos hacia la creciente, la tierra y su energía, la relación con nuestro cuerpo, el alimento, también con lo material; luego entramos en nuestra fase de fertilidad, la ovulación, que es nuestra energía del potencial, nuestra creatividad, representada por el fuego; y seguimos hacia el aire, que es la comunicación, el tiempo en que expresamos nuestro hacer.

¿De qué modo aprendiste esto?

Explorando. Adapté mi herramienta, que es la carta vibracional –un método de biorreprogramación–, con algunos gráficos que compuse para investigar el alma, hacia la mujer. Utilizo mis gráficos y la chakana, que es una serpentina con los cuatro elementos.

¿A veces te pasa que te sentís desconectada?

Sí, claro, soy humana. Hay momentos que son especiales: me siento, genero mis condiciones. El resto del tiempo estoy normal, cotidiana.

¿Qué creés que es lo que nos desconecta de nuestro centro?

La ignorancia, el tabú, el patriarcado. Todo está hecho para explotar nuestra energía. Nuestro ciclo menstrual se convirtió en una fuente de ingresos para el sistema. Las toallitas, los tampones, las píldoras... Ellas son nocivas para el alma. Trabajo mucho con mujeres que las están dejando, y veo cómo se reencuentran consigo mismas, sin la armadura. Es importante saber que todo lo que modificamos a nivel químico repercute en nuestra energía.

¿Usás copa menstrual?

No, considero que puede ser una buena opción, pero prefiero las compresas de tela, que no estancan de ningún modo el fluido menstrual.

¿Qué papel nos toca en esta etapa de apertura de conciencia?

Empezar a darnos la oportunidad, el tiempo, el espacio para volver a conectarnos con nosotras mismas, de que honremos todas juntas la energía femenina. Dejar de responder constantemente al afuera y empezar a sentir nuestro corazón, tomando la energía de la luna nueva, para ser honestas con nosotras mismas, y empezar a transformar las cosas.

¿Cómo te definís hoy?

Como una mensajera, una embajadora del espíritu.

Conectar con nosotras

Lo principal es darte un tiempo cuando llega tu luna, es decir, la menstruación. Esa es nuestra luna. El resto del tiempo estamos en otro ritmo de productividad. Observá cómo te sentís en ese momento. Antiguamente, a una le daban el espacio para retirarse. Descansá, comé bien, lo que tengas ganas, y tomá conciencia de:

1. La relación con tu propio cuerpo: ¿qué sentís por tu propia menstruación: rechazo a ser mujer, odio por no ser igual que el hombre, bienestar, calma?

2. El vínculo con otras mujeres: eso dice mucho de cómo estamos. Repasá tus vínculos más cercanos y el que tenés con vos misma.

3. Nuestro ambiente: cada vez que sientas la necesidad de limpiar o purificarte a vos misma, una habitación, un objeto o a otra persona, podés realizar un ritual para limpiar y equilibrar el aura o las energías. ¿Cómo? Encendé un incienso o un puñado bien apretado de hierbas secas de salvia.

Qué es Red Rubí

Es una comunidad que reúne a la distancia a mujeres de Venezuela, España, Argentina, Costa Rica, México, Brasil, Panamá y los Estados Unidos, entre otros países. Surgió a partir de una oración que le llegó a Samarí y la llevó a contactar a sus allegadas para ir formando círculos de mujeres que se conectan en luna nueva para aprovechar la energía de ese portal. A veces se hacen encuentros físicos (el mes pasado estuvo en la Argentina), pero, en general, cada una lo hace desde su casa, con piedras consagradas que funcionan como una antena, y se conectan entre todas para recibir la energía del corazón de la Tierra y recordar cómo es la energía de lo femenino. El nombre "rubí" es por el color de la energía que irradia la Tierra. centro.uantak.org.

Más info

Libros: La medicina de la Tierra , Jamie Sans (RBA, $59), El libro rojo de la ginergía, Samarí Luz (Tienda Rubí, €20).

Videos: Círculos de luna roja, The Moon inside You •

¿Cómo te conectás con tu energía menstrual? ¿Te interesó este enfoque? También: Sensopercepción para expandirnos y habitarnos y Poné tu prana en movimiento

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?