Qué es y para qué nos sirve la Shakti

Crédito: Ilustración de Jazmín Varela
Cecilia Alemano
(0)
19 de septiembre de 2018  • 13:26

Según la filosofía tántrica, al principio solo existía el dios Shiva, el principio masculino de todo, en silencio. Pero entonces Shiva se miró el ombligo y lo que era uno se transformó en tres.

Ese momento en que la creación se mira a sí misma se llama Shakti, es el principio femenino, la gran diosa que, según la cosmogonía hindú, se casó con Shiva para darle energía vital a todo lo que existe y para llevarnos de regreso a la unidad. Es esa capacidad que tiene la existencia (la unidad) de dividirse en tres (vos leyendo, esta nota siendo leída y el proceso de lectura) para después volver a unirse en la comprensión de que somos una unidad.

Puesto en términos más biológicos: la existencia era un punto, un todo. A partir del Big Bang, se creó el espacio; después, las estrellas, que se enfriaron en planetas; y estos tuvieron agua, minerales, microbios, vegetales, animales..., hasta que un animal –el ser humano– se separó de la creación para entenderla. Así, la inteligencia del universo generó una especie de "franquicia inteligente" para que juzgara la creación. En este momento humano se produce –a nivel del intelecto– una separación entre sujeto perceptor, proceso y objeto percibido.

Cuando miramos a nivel microscópico, cualquier cosa está hecha de moléculas; y estas, de átomos; y estos, de núcleo, protones y electrones. Pero... ¿de qué están hechos estos últimos? La física cuántica nos habla de una sutil energía vibratoria que es el "material" elemental del que, en último término, están constituidas todas las cosas. Se trata de la misma energía que los antiguos sabios percibieron como una expresión del principio femenino: Shakti, que tiene el nombre científico de súper cuerda o campo unificado.

¿Cómo identificar a Shakti?

Unirse con Shakti significa identificar la separación y volver a la unidad. De chicas sentimos la unidad con los otros y con el mundo, pero cuando salimos un poco más allá, el intelecto y la cultura nos dijeron que hay cosas que están bien y otras que están mal; vimos un sufrimiento que se contradecía con nuestra alegría innata. O sea que, con la conciencia de nosotras mismas y de los otros, observamos también las diferencias, los conflictos y los peligros. Lo que vimos no era perfecto, nos asustamos y perdimos la confianza. Empezamos a creer que los problemas y las soluciones, la desdicha y la felicidad, todo estaba fuera. El gran desafío es pasar por la experiencia humana y recuperar el flujo natural y alegre de cuando éramos chicas. Al volver a unirnos con esa energía, se genera un estado potente de fluidez. Somos una con el universo.

Esta ampliación de conciencia se logra sin forzar, soltando la idea de que todo sucede solo gracias a nuestro esfuerzo y la sensación de que "todo depende de mí", solo nos deja más agotadas y controladoras. En cambio, Shakti opera por la energía femenina de soltar y relajar. Desde ese espacio aparecen las respuestas adecuadas, ampliamos nuestra creatividad y nuestra capacidad de amar.

¿Cómo conectarse con esta dimensión?

  • Seguir referentes con mensajes inspiradores: puede ser un gurú o puede ser la verdulera de la esquina. Como decía Yogananda, hay gente iluminada en los lugares más inesperados.
  • Hacer un parate: observá qué fluye en tu vida y qué no, qué de lo que tuviste fue y es sin esfuerzo. Repasá cuánto de lo que llamás casual no es más que el río siguiendo su curso hacia la unidad, hacia una mirada más grande.
  • Mantener una alimentación balanceada: que te mantenga libre de toxinas y con energía. Cuanto más sensibles somos, más experiencias metabolizamos. Por eso, te recomendamos una dieta rica en frutas, verduras, legumbres, semillas, brotes.
  • Hacer ejercicio: ayuda mucho estar en contacto con la naturaleza diariamente.
  • Tener una práctica espiritual: puede ser yoga, meditación, ejercicios de respiración. Dale un espacio a la dimensión del espíritu.
  • Ser flexible: de nada sirve la fuerza sin flexibilidad. No resistas, sino aceptá lo que sucede y, si es necesario, tomá acción.

Expertos consultados: Sebastián Díaz Varela. Médico especialista en ayurveda, instructor de meditación trascendental. www.mt.org.ar. Beatriz Goyoaga. Fundadora e instructora de El Arte de Vivir en Argentina. www.elartedevivir.org.

Además te mostramos Productos y experiencias para resetear tus energías

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.