Que puede ofrecer Chubut, la nueva frontera del vino argentino

Chubut tiene una interesante producción de vinos
Chubut tiene una interesante producción de vinos
Joaquín Hidalgo
(0)
8 de marzo de 2019  • 00:16

Cuando se cata a ciegas la verdad es una sola: lo que la botella puede contar de sí misma en pocos minutos. Por eso, cuando para el Informe Blancos catamos unos 500 vinos , de todos los que probamos uno llamó poderosamente mi atención: tenía una acidez natural elevada, como de limón y los aromas eran francamente de manzana verde con algo de hierbas.

Estaba claro que ese vino no era uno corriente.

Luego, cuando destapamos las botellas, la sorpresa fue grande. Se trataba de un Chardonnay de Chubut, elaborado en el paralelo 43º y, más sorprendente aún, plantado a 12 kilómetros de la frontera con Chile, en Trevelin, una zona que recordaba verde y boscosa. El vino en cuestión es Casa Yagüe Oak Chardonnay 2017.

No era la primera vez que probaba vinos de Chubut. Contra Corriente Chardonnay 2017 y Viñas del Nant y Fall Pinot Noir 2017 también habían llamado mi atención. Pero sí, la primera que descubría sin miramientos un nuevo estilo en blancos. Si hasta hace no mucho tiempo atrás los vinos de Chubut eran una rareza, hoy se los encuentra cada vez más: de hecho, la semana que viene hay un tasting en vinoteca SOIL, hay ferias de vinos patagónicos que los convocan o seminarios para sommelier y prensa extranjera sobre estos vinos como los que dicta Wines Of Argentina. Pero lo más importante es que los mismos productores están ensayando sus primeros pasos comerciales. Así es que llegó el momento de hablar de sus vinos.

Chubut en el mapa del vino

La provincia austral forma hoy la frontera fría para el vino argentino. Así como la altura en los Andes moldea un tipo de vinos del frío, compensando latitud con altitud, la patagónica austral ofrece una viticultura extrema, moldeada por el límite posible del cultivo. En esos márgenes climáticos es donde nacen sabores nuevos.

En mi Google Earth tengo marcados una veintena de viñedos y un puñado de bodegas dentro de Chubut. La mayoría no tiene más de 3 ha; sólo una supera las 50. El asunto es que, siendo una provincia grande –la séptima en orden de superficie– son más bien pecas en el desierto. Con dos diferencias muy marcadas: están los que pertenecen a la Comarca Andina, como Trevelin o El Hoyo de Epuyén, y los que están en la estepa, en valles como Gualjaina o directamente el más austral de todos, a orillas del Lago Musters, sobre el paralelo 45º.

Mientras que los andinos producen en suelos bien fértiles, ácidos y con materia orgánica, los esteparios están sobre suelos muy pobres, alcalinos casi todos y sin materia orgánica. Lo que los hermana son el frío y las heladas: siendo una posición tan austral, incluso tienen temperaturas bajo cero en enero –como en 2018– y hay que rociar agua con aspersores para evitar que se hielen las vides. Amparadas en el hielo, las uvas siguen su curso y, con temperaturas tan bajas, la madurez es muy fina, conservando una elevada acidez natural.

Las vides congeladas; por la zona, tienen temperaturas bajo cero aún en verano
Las vides congeladas; por la zona, tienen temperaturas bajo cero aún en verano

Los vinos nuevos

Así las cosas, lo que ofrece hoy Chubut son básicamente son vinos blancos. En Chardonnay hablamos de vinos de otro planeta para la Argentina. Además de los mencionados Casa Yagüe Oak (2018, $1200) y Contra Corriente (2018, $1200), conviene apuntarse a Otronia Block Series Chardonnay (2017, S/D) o Otronia White Blend (2017, S/D), que estarán disponibles desde este mes en el mercado mundial; en la bodega estiman que para el mercado doméstico rondarán los 1500 pesos. Estos últimos provienen del viñedo productivo más austral del mundo, también el más grande, propiedad de Alejandro Bulgheroni. La marca homenajea al nombre nativo del Lago Musters, llamado Otrón. En el mediano plazo también lanzarán unos espumosos –deliciosos, por cierto–, además de otras blancas como Riesling y Gewürztraminer (hoy dentro del corte).

En materia de Gewürztraminer, sin embargo, un ejemplar atractivo es Contra Corriente (2018, $1000), aunque sólo se consigue en la bodega. Y de Pinot Noir, Viñas del Nant y Fall (2018, $950), también en el área de Trevelin, ofrece un perfil que es común a la región: casi un rosado de filosa frescura, recuerda a frutas rojas.

La cuenta pendiente aún es el desarrollo de otros tintos. Hay plantadas desde Merlot a Malbec, aunque de ninguno de ellos aún he probado vinos que descollen (aunque le tengo especial fe al Merlot). Por lo pronto, en las vinotecas y a cuenta gotas, están los blancos para descubrir un nuevo modelo de vinos para nuestro país.

Tres vinos de Chubut
Tres vinos de Chubut

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.