Proverbio árabe. Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación