En el mes de la reanimación cardiopulmonar, OSDE adaptó su curso para que chicos de entre 10 y 13 años también puedan aprender la técnica.

01:02
Video
(0)
19 de septiembre de 2019  • 15:18

Entre globos divertidos con forma de corazón, niños y niñas de entre 10 y 13 años aprovecharon el feriado escolar por el Día del Maestro para iniciarse en una técnica súper sencilla que puede salvar la vida de personas que sufren un paro cardíaco: la reanimación cardiopulmonar o RCP. Acompañados por sus padres, los chicos mostraron todo su entusiasmo por aprender cuáles son los signos que indican que una persona necesita ayuda y por practicar en muñecos las compresiones que restablecen la circulación sanguínea mientras se espera la ayuda médica.

La jornada estuvo organizada por OSDE, que hace tiempo viene brindando este tipo de cursos para adultos en todo el país y durante todo el año. De hecho, ya son más de 25 mil las personas que lo hicieron y muchas de ellas ya pueden contar cómo sus manos ayudaron a salvar vidas. En este caso, se adaptaron los contenidos del curso para los niños, quienes además de estar plenamente capacitados para hacer la RCP son también excelentes propagadores de este tipo de iniciativas.

"Así como se aprende a leer y escribir, también se puede aprender a hacer la reanimación, que es aprender a hacer las compresiones, llamar a la ambulancia y pedir un desfibrilador. De esta manera, duplicamos o triplicamos la posibilidad de sobrevida porque la función que tenemos los no profesionales de la salud, mientras la ambulancia está en camino, es a través de las compresiones restablecer la circulación sanguínea en alguien que está en paro cardíaco", explicó Sebastián Alonso, coordinador del Centro de Entrenamiento de RCP OSDE y uno de los instructores del curso.

La idea de hacer este curso para niños y niñas se enmarcó en que septiembre es el mes de la reanimación. Y como por el Día del Maestro no hubo clases, desde OSDE pensaron que era una gran oportunidad para convocarlos a esta jornada. "La respuesta de los chicos fue genial, ellos son siempre muy honestos y si se divierten o no te lo dicen. Hicieron preguntas súper originales y nos pareció fundamental trabajar con ellos porque desde chiquitos naturalizan que a la hora de ayudar, cualquiera puede", agregó Alonso.

Cómo actuar

Lo primero que se aprende en un curso de RCP es el protocolo de acción. Cuando una persona no responde a estímulos y su respiración es anormal o nula, hay que comenzar de inmediato con la técnica de reanimación cardiopulmonar. Pero, antes de ello, se debe garantizar que el lugar para hacerlo sea seguro, que se llame a una ambulancia urgente y que alguien se encargue de buscar un desfibrilador externo automático (DEA). Luego sí, hay que empezar con las compresiones. Lo ideal es que la persona esté en el suelo y que haya alguien más en condiciones de practicar la RCP, ya que la ayuda médica puede demorar varios minutos y la reanimación requiere un ritmo sostenido.

Otro punto importante que se aclara en el curso es la cuestión legal. Muchas personas dudan en aplicarla ante una emergencia porque temen dañar a la víctima y piensan que, de hacerlo, pueden sufrir alguna consecuencia judicial. Por eso, es importante saber que la ley 27.159 ampara a toda aquella persona que practique RCP para ayudar a otra. Si alguien no responde a estímulos y no respira, nada hay más importante ni urgente que la reanimación cardiopulmonar.

Más consejos de OSDE para cuidar tu salud acá

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.