Reaprender a ser seres humanos

Fabiana Renault
Fabiana Renault PARA LA NACION
(0)
9 de junio de 2018  

En una de las charlas TED más vistas del mundo, el inglés Sir Ken Robinson (Doctor de la Universidad de Londres) plantea que las escuelas matan la creatividad. A unos cientos de kilómetros de distancia, podríamos decir que muchas organizaciones matan la emocionalidad. O lo venían haciendo hasta que un cambio de paradigma tomó cuerpo.

El marco de situación actual pide un cambio. De un jefe autoritario al líder de puertas abiertas: colaborativo, afectivo, capaz de empoderar a sus equipos por la pasión, lejos del miedo. ¿Cómo lo lograremos? Capacitando a nuestros colaboradores y desafiando, o hasta redefiniendo, la cultura de la organización. Ahí es donde se abre un abanico de infinitas posibilidades para la capacitación: entrenar estas habilidades implica un rediseño de la oferta, desde el contenido hasta las dinámicas, pasando por los espacios áulicos.

Como profesora experta en Innovación he podido ver de primera mano que es más fácil aprender a reformular problemas desde lo creativo y lo lúdico. Ya existen experiencias como el holograma para entender fácticamente el funcionamiento de nuestro cerebro, o experimentar la adrenalina de un inversor frente al simulador de bolsa se convierten en nodales para el aprendizaje. Recientemente alumnos del MBA experimentamos como a partir de prototipar y validar una innovación para una cadena de comidas rápidas entrenábamos el trabajo en equipo y la toma de decisiones en campo.

Estas prácticas deben estar presentes en toda capacitación. En este punto, no puedo evitar evocar al Dr. Francisco Mora, cuando en el acto de su nombramiento como Honoris Causa en el Congreso de Innovación Educativa de la Siglo 21, dijo: "¿Qué hace que, en una clase llena de alumnos atentos, en la que el profesor está explicando un tema determinado, todos cambien su foco de atención de la explicación hacia una jirafa que entrara en la clase por una puerta y saliese por otra? ¿Qué despierta la jirafa que no tenga el profesor? Simplemente curiosidad: uno de los ingredientes básicos de la emoción. Y con ella se abren las ventanas de la atención, foco necesario para la creación de conocimiento". Si acordamos que hoy las habilidades blandas son imprescindibles en todo colaborador, debemos acompañar el proceso desde la formación, innovando. Hacer foco en algo que el entrenamiento de habilidades duras dejó a un costado: hay que re-aprender a ser humanos.ß

La autora es profesora experta en Innovación de la Universidad Siglo 21, creadora y directora del Diplomado en Creatividad e Innovación (CREA) y la certificación Innovation at Work (IAW)

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.