Recomendado de teatro. Julieta Zylberberg protagoniza La fiebre

Julieta Zylberberg navega por un mundo de sensaciones.
Julieta Zylberberg navega por un mundo de sensaciones. Fuente: Archivo
Alejandro Lingenti
(0)
10 de diciembre de 2019  

Hay mucha intensidad en La fiebre. Y la que se hace cargo de sostenerla a lo largo de una hora es Julieta Zylberberg, una actriz fabulosa que le pone cuerpo e inteligencia a una obra que también se beneficia de un texto profundo, conmovedor y de notable aliento poético escrito por Mariana Chaud, su autora y directora.

La fiebre es una obra acerca de la soledad y el aislamiento que llevan a la locura. Y también es el nombre de una tortuga pequeñita, única compañía de Azucena, la protagonista de esta singular historia que el público aplaudió a rabiar en las seis funciones que se hicieron este año y que ya tiene reestreno asegurado para marzo en el mismo espacio donde debutó, el Nün Teatro Bar, Juan Ramírez de Velasco 419. Conviene agendarlo ya mismo.

"El texto de La fiebre nació como un diario en el cual se va proyectando la imaginación negativa. Una precaria cordura nos mantiene en pie y a salvo de la marginalidad. Apenas desecualizando algunos niveles en aspectos como el trabajo, el amor, el beber, el dormir, la familia o la reflexión, todo se puede ir al diablo. Desde el principio imaginé a Julieta Zylberberg habitando la primera persona descentrada de esta obra. Un cuerpo poblado por imágenes, matices y colores que la atraviesan hasta ser otra. Lo que hace Julieta hace en La fiebre requiere de una valentía enorme", sostiene Chaud.

"Azucena es una mujer que está en un momento de quiebre, que decide soltar todas las riendas que la atan desde hace años a una estructura y a una sociedad", agrega por su lado Zylberberg. "Es una aventura psicológica en la que contamos qué le pasa a ella con su desamparo, con su pánico y con su libertad".

Zylberberg cuenta también con una plataforma muy sólida para desplegar su talento: el aporte virtuoso de Estefanía Bonessa y Matías Sendón en escenografía, vestuario y diseño de luces al que se suma la música de Lucas Martí.

"Cuando empezamos a ensayar, me pasé de rosca en composición. Adrede, acentué mucho los rasgos de la locura. Y después fui modulando el tono. Intenté contactar con mi propia locura. La verdad es que estamos más cerca de lo que creemos de ese borde. Hay como un pánico latente que siempre está ahí... Tampoco quería caer en el lugar común de la loca, que es un plomo", explica la experimentada actriz, que acaba de terminar el rodaje de Tengo miedo torero, película basada en una celebrada novela de Pedro Lemebel que dirigió el chileno Rodrigo Sepúlveda (el mismo de Padre nuestro) y en la que también trabajan sus compatriotas Alfredo Castro, Luis Gnecco y al argentino Ezequiel Díaz.

En breve también empezará la grabación de Separadas, una nueva tira de Pol-Ka en la que compartirá elenco con Celeste Cid, Agustina Cherri, Marcela Kloosterboer, Julieta Nair Calvo, Gimena Accardi y Mónica Antonópulos. "Es una historia en la que la unidad femenina tiene un peso muy importante", adelanta. "Obviamente está en sintonía con los tiempos que corren. Yo siento que las cosas se han ido modificando para mejor. Muchos vicios naturalizados están empezando a desaparecer. Y eso es el resultado de un proceso de lucha muy largo. Todavía falta un montón, cualquier cambio de paradigma necesita tiempo".

Aun con la alta demanda de ese proyecto (las tiras televisivas suelen exigirles a actores y actrices una dedicación full time), Zylberberg decidió seguir con La fiebre en 2020. La excelente respuesta del público en las funciones de este año la entusiasmaron mucho. "La paso espectacular haciendo esta obra", remarca ella. "Entro en una especie de viaje porque es una experiencia muy densa, pero también muy exorcizante. Quiero mucho a este personaje, lo disfruto, lo hago con mucho amor. Yo creo que vivimos controlando cualquier esbozo de locura, cualquier exabrupto, para poder pertenecer al mundo de la «normalidad». Hacer esta obra es olvidarse de eso y entrar en una zona de liberación total".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.