Reflotaron el negocio familiar y crearon una nueva forma de hacer franquicias

Los hermanos Laje con los bebotes que fueron el tercer juguete más vendido de 2018.
Los hermanos Laje con los bebotes que fueron el tercer juguete más vendido de 2018.
(0)
17 de septiembre de 2019  • 14:57

Le Bebot es una empresa familiar de juguetes que fabrica una línea de más de 70 bebotes y sus accesorios. Lo llamativo de este caso de éxito es que la marca tienen una forma de comercialización distinta, basada en un sistema propio que fueron desarrollando y mejorando en el transcurso de los años, que les agrega valor y los distingue en el mercado. Acá te contamos toda su historia.

Los bebotes que son furor entre niñas y niños.
Los bebotes que son furor entre niñas y niños.

El inicio

"Le Bebot como proyecto surgió hace 12 años, producto de mucho analizar y pensar cómo poder reconvertir el negocio cuyas bases habían empezado a gestarse 35 años atrás cuando Roberto Laje, nuestro papá, iniciaba su recorrido en la industria del juguete", cuenta Fernando Laje (30), hijo de Roberto y actual encargado de producción. "Buscábamos tener una línea de productos innovadora, que se distinguiera por su calidad, variedad y cuidado estético en cada uno de los locales donde se comercializara; queríamos modificar la manera en la que se venía trabajando, encontrar una alternativa que nos permitiera tener una relación mucho más directa con nuestros clientes y que nos diera una protección más sólida para poder sostenernos también en los momentos de inestabilidad", explica.

En 2007 ya eran parte de la empresa Elena, mamá de Fernando, y Marcela y Alejandro, sus hermanos. Fue un año clave para ellos porque abrieron el primer "Le Bebot. La Casa", un local muy chiquito (de 24 m2) que tenía como fin analizar la nueva forma de comercialización que habían ideado para su nueva línea de productos. "En ese pequeño local obtuvimos toda la información necesaria para poder empezar, hacia fines de 2008, a reproducir el modelo de negocio (con un sistema de comercialización propio), en locales de distintas partes del país", asegura.

Un nuevo modelo de negocio

Una vez que habían analizado a sus clientes, la familia tuvo que idear un nuevo sistema comercial para poder crecer y expandirse por todo el país. Ahí fue cuando crearon los Franchising Corner Le Bebot, que, según Fernando, son similares a las franquicias, pero, como su nombre lo indica, no es una franquicia completa, sino de un rincón, un espacio que se genera dentro de locales (jugueterías sobretodo) que trabajan otros productos y otras marcas. "Tenemos un manual de procedimientos con el Know How del negocio que detalla desde el paso a paso del armado de los espacios que generamos con nuestros productos, con una exhibición de alto atractivo visual, hasta cómo lograr sostener la venta optima que cada local puede alcanzar", cuenta, y agrega: "Desde el área comercial, damos a conocer las pautas y herramientas que potencian y optimizan el negocio Le Bebot. Entenderlas, aceptarlas y aplicarlas de manera correcta y sostenida, son la clave para que el negocio Le Bebot funcione a los niveles desconocidos que lo hace cuando se utilizan adecuada y sostenidamente".

Para la familia, una parte clave del proceso de las franquicias es el asesoramiento y la ayuda promovida desde la parte comercial de Le Bebot, que tiene que ser permanente una vez generada esta alianza estratégica, en este ida y vuelta frecuente que tienen con sus clientes.

Principales desafíos

Según Fernando, uno de los principales desafíos que tuvieron como empresa fue tomar la decisión de hacer la transición definitiva; dejar de hacer los otros productos que venían fabricando desde la época en que Roberto manejaba la empresa para poder enfocarnos plena y exclusivamente en Le Bebot. "Aquella fue sin dudas una apuesta muy importante: teníamos la convicción necesaria para hacerlo y así lo hicimos; apostamos por Le Bebot aun sabiendo que tenía sus riesgos y que traería dificultades que habría que ir enfrentando porque iba por un camino muy distinto a los ya conocidos. Doce años después, no nos arrepentimos de aquella decisión. Por el contrario, Le Bebot sigue siendo una apuesta que renovamos todos los días porque nos da muchas satisfacciones y alegrías", cuenta.

Trabajar en familia, lejos de ser un desafío, es para los Laje una gran satisfacción: "Trabajamos en un rubro muy interesante, alegre y a su vez divertido. Sumado a que lo hacemos en familia y con un muy lindo grupo de personas que nos acompañan desde hace muchos años... ¿Qué más podemos pedir? Solo nos resta agradecer", reflexiona.

Algunos números

  • Más de 100 artículos componen la línea Le Bebot.
  • Más de 190 Franchising Corners con Rincones Le Bebot tienen actualmente en shoppings, peatonales y centros comerciales de distintas ciudades y pueblos de todo el país.
  • Hay 2 casas centrales. "Le Bebot. La Casa" Cariló y Quilmes.
  • 25 personas trabajan en Le Bebot
  • Cerca de 100.000 artículos se producen anualmente.
  • $1300 es el precio de venta promedio de los productos (que van de los $850 a los $3000 aprox).

Los consejos de Le Bebot

  • Tené un proyecto que te guste y entusiasme. La pasión y el disfrute por lo que se hace es un motor clave para el desarrollo y sostenimiento.
  • Sabé escuchar para poder hacer modificaciones de ser necesario.
  • Sé perseverante y no te quedes quieta. Pensá en cosas nuevas que puedan ir mejorando y actualizando el negocio, aun y sobretodo cuando las cosas van bien.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.