Remate

Esteban Feune de Colombi
(0)
22 de febrero de 2015  

Esto merece a todas luces ser dicho. Perdonen la solemnidad (sustantivo al que el refinadísimo escritor hondureño Augusto Monterroso enfrentaba con el término humorismo), pero la omnipresencia de televisores en bares y restaurantes mató el dandismo y la conversación, entre otros crímenes modernos. Basta con circundar una taberna de esquina para reconocer –a través de las ventanas y en plan pecera de acuario– que la gran mayoría de catecúmenos mira hacia arriba boquiabierta, como hechizada.

En fachadas y cornisas de edificios paulistas se ven pintadas hechas con singulares jeroglíficos inspirados en los alfabetos rúnicos. Se trata de la pixação, un método grafitero-tipográfico que se realiza clandestinamente en altura, y que surgió en los 60 como protesta frente a la dictadura. Hoy, su carácter vindicativo e ilegal se las agarra con la pobreza, la delincuencia y la corrupción. Dicen que un pixador arrestado debe comerse el pico de su aerosol porque si no, la policía lo usa para pintarle la cara.

Fin de semana de pesca en el Delta profundo. Cosecha magra, poco importa: la carnada es pretexto, señuelo de prédicas fluviales y meditaciones. Dormimos en una modesta cabaña al borde del arroyo Diablo. Sorpresivamente amarra frente a nuestro sueño una lancha miedosa. Dentro, una pareja: él viejo, ella joven. Un baqueano cuenta, al despertar, que el hombre no pegó un ojo en toda la noche: "Caminaba, poseído, de acá para allá". El pícaro diagnóstico establece que el Viagra prolongó su embrujo.

Si por algún motivo que no merece elucidación amanecieron con ganas de sobrevolar las poliédricas vida y obra de Nick Cave, este texto les viene como anillo al dedo. Abran el explorador de su computadora, tipeen peliculasid.biz y siéntense a ver –si las deidades del altruismo digital todavía se los permite– 20.000 días en la tierra, el ¿rockumentary? que celebra los 50 años del icónico músico australiano. Volcánicas sus rumias psicoanalíticas, cautivante su manejar à la chofer privado por Brighton.

Instrucciones para preparar la cera orgánica que cuidará tus rastas: 1) herví agua en una cacerola y colocá dentro un cazo con cera de abejas; 2) cuando la cera se haya derretido, agregá aceite de cáñamo y manteca de karité; 3) al rato sacá el cazo, esperá que la mezcla se enfríe y revolvela con gel de aloe vera; 4) disolvé bórax en un vaso de plástico con agua tibia; 5) añadí 15 gotas de aceite de árbol de té y 10 gotas de aceite de menta; 6) vertí el bórax en la cera, luego raspala y ponela en un frasco de vidrio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.