Rescató a miles de perros abandonados hasta que murió de coronavirus