Río y el temor a una crisis olímpica