¿Sabés cuáles son los mensajes emocionales negativos que transmite tu cara?

Crédito: Latinstock
Jimena Barrionuevo
(0)
4 de septiembre de 2017  • 09:14

Mensajes emocionales. ¿Esuchaste alguna vez hablar de este concepto? Se trata, básicamente, de un lenguaje desarrollado por y para la medicina estética que permite a los profesionales "interpretar" lo que diferentes signos producto del paso del tiempo transmiten en un rostro e indicar el tratamiento más adecuado para esa persona. ¿Cómo? Con la ayuda de diversos procedimientos entre los que se encuentra la aplicación de sustancias de relleno.

"El rostro comunica emociones que pueden ser positivas o negativas. Lo que permiten los códigos es detectar aquellas áreas vinculadas a estos atributos emocionales e identificar el tratamiento y la técnica correcta para obtener resultados efectivos que satisfagan las expectativas del paciente”, explica el Dr. Mauricio de Maio, cirujano plástico brasilero que estuvo de visita la semana pasada en el país para presentar el sistema que se basa en los códigos emocionales.

Los atributos emocionales que cada paciente desea debilitar o reforzar tienen que ver con la trayectoria personal de cada individuo, sus hábitos de alimentación, cuidado personal, costumbres y sus ámbitos laborales y sociales, entre otros factores. Pero sin duda alguna son muchas las ventajas que un mensaje facial positivo puede tener en nuestras relaciones personales y profesionales. Todas sabemos que una cara prolija, con una piel luminosa y buen semblante son una excelente carta de presentación cualquiera sea la ocasión que nos toque vivir. “Debemos enfocarnos en los mensajes emocionales del rostro; tratar emociones antes que arrugas. El objetivo es que estos mensajes reflejen los sentimientos internos de las personas, que muchas veces no se condicen con la imagen que devuelve el espejo. ¿Cuántas veces nos han peguntado qué nos pasa o si dormimos bien, cuando en realidad estamos descansados? ¡Aquí están actuando las señales faciales!”, dice de Maio

Cansancio, tristeza, enojo y flacidez son las huellas más visibles -y de connotación negativa- que los años y el estilo de vida van dejando en el rostro. Y de hecho son los tres mensajes emocionales negativos que mayor preocupación generan entre las mujeres de 30 a 50 años. ¿Sabías que cada uno de ellos se transmite desde una zona específica del rostro?

  • Cansancio: los signos de un rostro vinculados al cansancio suelen aparecer como consecuencia de los cambios hormonales y de la flacidez de la piel. "El cansancio se ve generalmente en la zona peri orbicular, lo que repercute en la aparición de bolsas, ojeras y la mirada cansada", asegura el Dr. Raúl Banegas, médico especialista en Cirugía Plástica y Miembro de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora (SACPER). En cambio, al momento de hablar de la caída y la flacidez, el eje de conflicto se traslada al borde mandibular (el tercio inferior del rostro) y el comienzo del cuello. "Nefertiti, la esposa del faraón Akenaton, tenía un borde mandibular súper definido y un cuello bien estilizado, lo que daba la separación perfecta. Esa línea, bien filosa, se va perdiendo por causa de la flacidez del tercio inferior del rostro y se va borrando el borde mandibular. Todo ese proceso hace que nosotros tengamos una expresión que el final del rostro y el comienzo del cuello se empieza a desdibujar", agrega el experto.
  • Tristeza: generalmente la tristeza se ve reflejada en el tercio medio del rostro, donde se produce una caída progresiva de la zona malar medial, con una acentuación del surco naso geniano.
  • Enojo: se manifiesta en la zona del entrecejo. "En estas personas comienza a haber una reabsorción de los huesos propios de la nariz, por lo tanto, la piel de la frente se muestra con más flacidez y se empieza a caer y a doblegar sobre ese ángulo que existe entre la nariz y la frente", asegura Banegas. El enojo en un rostro suele"percibirse" a través de quienes son muy cercanos a uno (el marido o los hijos, le dicen a su esposa o mamá que está siempre enojada).

¿Cómo se abordan entonces estos signos? “Hay que cambiar el foco de lo que quiere el paciente –que suele reducirse a eliminar síntomas- y tratar de comprender lo que siente, ayudarlo a reconocer las señales faciales que transmite y analizar cuáles son los mensajes que desea que comunicar. Por eso, el primer paso es limpiar la cara, para que deje de transmitir mensajes negativos, como cansancio o enojo. Luego, se avanza en la búsqueda de aquellos atributos positivos deseados", concluye de Maio. Y eso se logra con un buen asesoramiento médico que abarque al paciente en forma integral.

Podés leer sobre otros temas de belleza en Los 3 errores más comunes que cometemos para combatir la celulitis y Clean sleeping: el revival de un hábito saludable para el cuerpo y la mente

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.