Saludo al sol. Conocé los beneficios que tiene para la salud

Sin olvidar el protector, nos amigamos con las ventajas de su energía
María Paula Bandera
(0)
18 de febrero de 2016  • 00:00

Levante la mano la que cuando amanece con sol arranca el día con mejor humor. La energía solar tiene muchísimos beneficios para nuestra salud, pero el pobre sol se hizo de muy mala prensa en los últimos años. Es que, en general, cuando se lo menciona en los medios, es para hablar de sus efectos nocivos y nunca de sus propiedades.

Ojo, exponerse el día entero sin respetar los horarios permitidos y sin tomar recaudos (protección en crema, gorras y sombrillas) perjudica la salud mucho más de lo que la puede beneficiar, pero, si lo tomás con las barreras necesarias, solo vas a salir beneficiada de la experiencia. La clave está en la moderación, permanecer 15 minutos al sol con los brazos y piernas al descubierto, unas cuatro o cinco veces por semana, es suficiente para aprovechar sus ventajas.

Mejora la piel

Al exponernos al sol, la piel respira mejor. Se provoca una dilatación de los vasos sanguíneos y aumenta la circulación de sangre en la piel, lo que la oxigena más.

Es bueno para mejorar eccemas seborreicos, lesiones inflamatorias en zonas en las que hay mayor cantidad de glándulas sebáceas, como aletas de la nariz y cuero cabelludo.

También ayuda a combatir la psoriasis. Uno de los tratamientos más usados es la terapia con PUVA, que consiste en la administración de un medicamento fotoactivo y la aplicación de rayos UVA en una cabina. Son los mismos rayos que recibís cuando tomás sol, por eso también vas a beneficiarte si la exposición es natural; claro que, si bien la radiación puede mejorar el aspecto de la piel con psoriasis, en exceso y fuera de las horas indicadas es dañina.

Baja el colesterol

Los rayos UVA en dosis controladas metabolizan el colesterol que se encuentra en forma de grasa y lo convierten en vitamina D, que a su vez promueve la retención y absorción de calcio y fósforo.

Aunque ayuda a equilibrar el colesterol en general y a su vez previene enfermedades cardiovasculares, siempre es importante mantener una dieta saludable, baja en grasas saturadas.

Más vitamina D

Son pocos los alimentos que contienen vitamina D, se estima que cerca del 80% de la vitamina D que hay en el cuerpo se produce por la exposición solar.

Esta vitamina desempeña un rol clave, ya que sin ella el organismo no puede absorber el calcio; por eso, su déficit se asocia con la osteoporosis y la osteomalacia, en adultos, y el raquitismo en los niños.

Aumenta los niveles de testosterona en los hombres, mejorando su salud sexual.

Hasta hace poco, la discusión médica giraba en torno a si era necesario ponerse al sol sin protección para generarla; por suerte, se demostró que utilizar factor de protección solar (FPS) no interfiere en el proceso.

Cuida la salud

Refuerza el sistema inmune. Este efecto se produce también gracias a la producción de vitamina D, ya que los linfocitos T –células que intervienen en la respuesta inmunológica– usan este micronutriente para activarse y combatir gérmenes y bacterias.

Tan importante es el sol que en invierno, cuando se reduce la exposición directa, aumentan la gripe, los resfríos y las enfermedades estacionales.

Levanta el ánimo

Repercute de manera positiva en el estado de ánimo ya que ayuda a liberar endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad, y serotonina, cuyos niveles bajos se asocian a la depresión. Es el mejor anti-depresivo natural.

La exposición también relaja y beneficia la calidad de sueño. Una buena dosis de sol hace que duermas mejor.

La luz y el calor aumentan el nivel de bienestar mental y anímico. No podés negar que en ese tiempo que estás bajo su influjo, alguna sonrisa se te escapa.

EL CUIDADO NECESARIO

- Verle el lado bueno no significa olvidar todos sus efectos nocivos para la salud. Si te vas de mambo, además de quemaduras y envejecimiento prematuro, puede generar la aparición de eritemas, alergias y hasta tumores. Por eso, es importante ser muy rigurosa con los cuidados.

- Evitá el sol entre las 11 y las 16, sobre todo en verano, cuando la radiación nos llega con toda su energía.

- Aplicá fotoprotector en cantidad generosa (2 mg/cm2), de forma uniforme, sobre la piel seca, media hora antes de la exposición.

- Renová la aplicación a las dos horas y después de cada baño.

- Empleá una fotoprotección más alta en las primeras exposiciones.

Extremá las precauciones en las partes más sensibles del cuerpo: cara, cuello, hombros, escote, orejas, manos y empeines.

Experta consultada: Dra. María Sol Devivo. MN 126.462. Médica especialista en dermatología clínica y medicina estética.

¿Conocías estos beneficios del sol? También te mostramos 10 cosas que tenés que saber sobre la exposición al sol

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.