Reflexiones con historia. San Martín: el hombre tras el bronce