Sapos de otro pozo: ¿me quedo o me voy?