Ser así

Guillermo Jaim Etcheverry
(0)
4 de diciembre de 2011  

No deja de sorprenderme escuchar a muchas personas, en especial jóvenes, afirmar sobre sí mismas: Soy así, como soy. El escritor español Javier Marías me estimuló a regresar sobre esta observación cuando señaló en uno de sus artículos recientes: "Una de las características de esta época haragana y reacia al esfuerzo es la tendencia a persuadir a todo el mundo de que no tiene que avergonzarse ni arrepentirse de nada y ha de estar muy orgulloso de cómo es."

Hasta no hace tanto tiempo teníamos una cierta percepción de nuestras deficiencias y nos esforzábamos en superarlas. Si no lo lográbamos, al menos tratábamos de disimularlas. Dice Marías: "El ignorante intentaba dejar de serlo; el zafio observaba y aprendía a comportarse; el inmensamente gordo adelgazaba o se vestía con ropas que no hicieran resaltar su obesidad, sino que la atenuaban; el demasiado peludo no iba por la calle con una camiseta sin mangas, y quien padecía unas carnes flácidas no las enseñaba."

Se ha producido un cambio radical: hoy las personas exhiben, hasta con orgullo, eso que antes ocultaban. Hacerlo supondría discriminar entre mejor y peor, lo que resulta intolerable para la sociedad actual. Así lo resume Marías: "La propaganda vigente es la de los brutos, que siempre han existido, pero no eran predominantes: ¿Qué pasa? Soy así y a mucha honra. Soy ignorante, soy zafio, soy una foca, soy un orangután, soy un pellejo colgante, y como tal me exhibo, orgulloso de mi ser."

Esa actitud contribuye a explicar las dificultades que hoy supone socializar y educar a las nuevas generaciones que sienten que el esfuerzo que ambos procesos demandan nada aporta a lo que ya están convencidos de ser. "La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el rehusarse a adquirirlos", decía Karl Popper. Crece el desprecio por el intelecto y también por las que antes se consideraban normas básicas de respeto y de urbanidad. Ingresamos a la era de la ignorancia y la grosería militantes, justificadas en la alta valoración que cada uno tiene de sí mismo. Esto lleva a suponer que uno ya es una obra concluida, certeza que se alcanza cada vez a edades más tempranas. Es más, nos convencimos de que toda influencia, toda enseñanza, representa una amenaza a lo que ya somos.

Tal vez sea en el proceso educativo donde mejor se advierte ese individualismo, manifestado en la resistencia a dejarse influir. El ser alumno, a cualquier nivel, requiere una disposición a aprender basada, precisamente, en el reconocimiento previo de que algo nos falta, de que queremos o necesitamos adquirir aquello de lo que carecemos o, al menos, que debemos desarrollar con la ayuda de otros. Si no se admite la falta, es más, si orgulloso de ella se la exhibe con desafiante despreocupación, no hay posibilidad alguna de superarla. Sin esa actitud de humildad que está desapareciendo, no se es alumno.

De allí la paradoja hacia la que nos encaminamos aceleradamente: la de una sociedad sin alumnos. Epícteto decía: "Es imposible aprender sobre lo que se cree saber." Si actuamos como si los niños y los jóvenes fueran iguales (o mejores) que sus padres o sus maestros y pensamos que nada tienen que aprender de ellos, ¿para qué la familia y la escuela? Si ya están terminados, si son así, como son y ese ser así merece un respeto reverencial y se erige en una muralla a toda intromisión, ¿cuál es el sentido de la educación?

Deberíamos recuperar la noción, intrínsecamente humana, de que la vida es un proceso de construcción personal permanente. Comprender que nunca somos así, como somos, sino que nos hacemos a cada momento en contacto con otros seres humanos que nos muestran nuestras posibilidades y ensanchan nuestra existencia. Nadie nunca está terminado, todos debemos continuar completándonos con esfuerzo. En realidad, jamás llegaremos a saber cómo somos, ya que la vida es un proceso de edificación permanente.

El autor es educador y ensayista

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.