Serrat sorprendió con un regalo al médico que lo atendió en Tucumán

Fuente: Archivo
(0)
5 de noviembre de 2018  • 18:14

"Amigo Roberto Palacios recibe este manojo de canciones a modo de intercambio artesanal con toda mi gratitud a tus atenciones en Tucumán. Un abrazo fraternal".

Para quienes no saben a raíz de qué vienen estas palabras, la historia comienza así: el cantautor Joan Manuel Serrat iba a presentarse en Tucumán el 12 de octubre, pero se vio obligado a cancelar el show por una inflamación en las cuerdas vocales. Quien lo atendió la noche previa, fue el médico tucumano Roberto Palacios Grau, un otorrinolaringólogo de 40 años. Y el jueves pasado, tucumano recibió una grata sorpresa después de aquel encuentro.

"Mi secretaria recibió una caja del Correo Argentino. Adentro tenía la Antología Desordenada, que incluye cuatro CDs y un libro con imágenes. Allí estaba la dedicatoria con la letra y firma de Serrat. Primero me sorprendió que recuerde su paso por Tucumán. Y después me pareció tan importante ese detalle, porque se tomó el tiempo para eso, para agradecer", le dijo Palacios Grau al diario La Gaceta. Y agregó: "Es un gesto que sólo tienen los grandes. Y no me refiero a profesiones o situación económica. Porque ese tipo de agradecimiento lo recibo de las personas humildes, pacientes del campo, por ejemplo. Atendí todo tipo de pacientes ‘importantes’. Ellos no tienen ese tipo de detalles. Sólo la gente humilde de corazón; eso me recuerda a Serrat".

Serrat y el doctor Palacios Grau, quien atendió al Nano en su paso por Tucumán
Serrat y el doctor Palacios Grau, quien atendió al Nano en su paso por Tucumán

Sencillo, como cualquier persona. Así recuerda Palacios Grau al cantante, que conoció la noche fría y lluviosa del 11 de octubre. "Cerca de las 23 me llamó un colega, Gaspar Herrera, para preguntarme si podía atender a Serrat, que no se sentía bien, que al otro día tenía el show en Tucumán. No lo dudé y fui al hotel Sheraton. Cuando llegué a su habitación vi a un hombre humilde, vestido sencillamente. Fue muy cordial y amable", contó.

Palacios también dijo que sabía que el médico personal de Serrat lo meducaba hasta el momento, pero que necesitaban que alguien lo revisara para ver en qué condiciones estaba y si así podía cantar en el recital. "Realmente no estaba en condiciones: tenía una difonía, una laringitis crónica propia de su trabajo más otros factores que la empeoraron, como el viaje largo y el aire acondicionado", detalló.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.