srcset

OHLALÁ! Viaja

Sexo: conocé los seis "telos" más sorprendentes del mundo

Denise Tempone
(0)
24 de julio de 2019  • 10:31

Es cierto, el telo no existe en todos lados, porque el término es un invento argentino. Sin embargo, no hay hoteles alojamiento únicamente en Argentina. Con otros nombres, otras formas, estéticas y tiempos, en cada cultura existen espacios exclusivamente para tener sexo. Estos son algunos de los que nos gustaría conocer.

Tokio. Oda al kitsch

Probablemente no haya ningún país con una cultura tan parecida a la del "telo" argentino como la del "love hotel" en Japón. No sólo por el uso y el fraccionamiento del tiempo, sino por la estética kitsch a la que en esos espacios se les rinde culto. El juego con lo imperial, la cultura pop y el catálogo de sensualidades ochentosas, es celebrado en las zonas picantes de las ciudades niponas con la misma picardía con que nosotros invocamos las películas de Olmedo y Porcel.

Pero entre ambos países hay diferencias y la más importante es la tecnológica. Para empezar, los love hotel no tienen un recepcionista escondido detrás de un vidrio oscuro y espejado, sino una pantalla táctil gigante desde la que los huéspedes pueden examinar las habitaciones y seleccionar la que deseen, por el tiempo estimado. Además, ofrecen algunos servicios extras como alquiler de disfraces y venta de sex toys, que más que simples juguetes, son auténticos devices tecnológicos. También hay karaoke desde la cama, claro.

Recomendados: el hotel Colorful y el Gran Hill, en el picantito barrio de Shinjuku, son dos de los mejores representantes de "love hotels". Los dos salen aproximadamente 80 dólares la media hora.

Barcelona. Amor ilimitado

En España, a los telos se los llama "meublé" pero, aunque fueron algo populares entre los 60 y 70, durante los años de la liberación sexual, luego se fueron apagando. En Europa en general, es más usual apelar a "hoteles de carretera" o pensiones baratas. La tendencia comenzó a revertirse en 2005, cuando Madrid inauguró su primer meublé de grandes dimensiones. El concepto volvió a prender y se expandió a otras ciudades. De hecho, en Barcelona, hay algunos muy aclamados.

Recomendado: el más grande es La França, que está ubicado en un edificio sin vecinos y cuenta con más de setenta habitaciones. Aunque estéticamente responde a fantasías parecidas a las argentinas, el gusto catalán no es tan kitsch. Y esa no es la única diferencia. Durante la semana, el tiempo de estadía es ilimitado: confían en el criterio de las parejas a la hora de entender que la funcionalidad es pasar ahí un promedio de tres, cuatro horas. Los fines de semana, como la demanda es mayor, hay turnos de hora y media. La estadía de 4 horas sale 80 euros.

Amsterdam. Cucharita ¡en cápsulas!

Es difícil creer que un hotel con camas cápsulas al estilo japonés pueda ser una de las versiones holandesas de un telo, pero Bedstee lo es. En una ciudad carísima, en la que el metro cuadrado cotiza alto, esta es una de las soluciones que los holandeses le encontrar a las ganas, tal vez urgencia, de fusionarse con un amante.

La decoración de cada capsulita remite al amor naif y pastel que se estila en esa cultura y, si bien el espacio no permite grandes desplazamientos ni cambios de posiciones, tiene un gran punto a favor además del precio: está acustizados para que nada de lo que hagas se escuche afuera.

Recomendado: Bedstee, "Un lugar pequeño con una privacidad enorme", es el lema de este hotel que te invita a hacer "la cucharita más romántica". Sale 81 euros la noche.

París. Amor entre nubes

París tiene hoteles por horas tan feos como la mayoría de las ciudades: en las afueras, cerca de las autopistas en las que París ya no es París. Pero tiene además, hoteles creados para el amor. En esos hoteles, las intenciones no están simuladas y los huéspedes, se sabe, son amantes. Junto a la reserva, se puede hacer pedidos de ramos de flores, de bombones, de lencería, juguetes, velas, perfumes y accesorios. Se puede pedir incluso que te llenen la bañera con espuma y la dejen las luces bajas para el horario exacto de la llegada.

Recomendado: Five, en el Barrio Latino. Su habitación más popular se llama "Amor en las nubes", y es exactamente eso, una mullida cama flotando en un hermoso cielo cuyo juego de luces puede dar tormenta, atardecer o la más sexy noche. Todo en el hotel es sinestésico: hay mucho chiffon y terciopelo para tocar, brillitos para mirar y aromas sexies. El desayuno se sirve en la cama. Calculá 130 euros la noche.

Londres. Erotismo british

Al igual que el Five de París, el Karma Sanctum de Londres no es estrictamente un telo, pero sin dudas es un hotel exclusivamente para amantes ¡a la inglesa! Para comenzar, anuncia una política de total discreción y "ninguna pregunta" y no sólo recibe parejas, también recibe grupos. Para seguir, no admite a nadie en sus bares, terrazas o lugares públicos, que no esté hospedando ahí, excepto cuando hace fiestas.

Además, está repleto de la fantasía que los fans de los telos adoran. Desde la mirada argentina, es sorprendente un lugar tan refinado para entregarse a la vulgaridad, sucede que para los ingleses, no hay nada de vulgar en lo que se va a hacer ahí dentro.

Recomendado: Karma Sanctum. Tiene camas rotarias, bañeras transparentes, espejos frente y lucecitas por todos lados. Desde 230 euros la noche.

Las Vegas. Telo sideral

Que Las Vegas lleva todo a niveles siderales no es novedad. La fantasía de la estética telo, también. Si hay algo que Hollywood nos enseñó, es que los telos yankees quedan en carreteras y son feos.

Sin embargo, existe una cara B, que son los telos de los millonarios. En ciudad des de pecado, el morbo yankee no pasa tanto por hacerlo en lugares imperiales, kitsch o románticos sino en lugares en los que uno no tendría sexo, como una cancha de básquet. De hecho, eso es exactamente el cuarto más demandado del Palms Hotel, un enorme cuarto negro con paredes espejadas y dos aros para embocar.

Recomendado: Palms Hotel, que también ofrece cuarto con cancha de bowling y una piscina privada que es un homenaje a la mansión Playboy. Conseguí noche a partir de los 260 dólares.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.