Sexo: hacete la película

Sangre en la boca
Sangre en la boca Crédito: Prensa
Una selección de escenas para calentar el ambiente
Denise Tempone
(0)
30 de mayo de 2017  • 21:47

Si hace tiempo venís en la onda "Ya no tengo sexo, miro series" elegí alguno de estos títulos para revertir la inercia y disfrutar el doble.

Un trío real, desde arriba

El título: Love.

De qué va: Murphy es un joven estudiante de cine, cuyo presente va y viene entre los recuerdos de su ex novia Electra –que está desaparecida– y su actual pareja.

Lo más hot: la escena del trío sexual entre Murphy y dos mujeres. Porque si la función primordial del cine es la identificación, esta escena la cumple de diez. En el momento en que se plantea la secuencia, sentís como si estuvieras realmente en la cama con ellos. Con la crudeza del cine de Gaspar Noé, la cámara desde el techo en un plano cenital es un golazo voyeur y se vuelve innegable que mucho de lo que vemos es real. De hecho, el protagonista termina tocándose en plena escena como prueba.

Revolcones con un boxeador vulnerable

El título: Sangre en la boca.

De qué va: es la historia de Ramón, un boxeador ya en el final de su carrera que descubre a una joven boxeadora con una belleza arrolladora, con quien inicia una relación clandestina.

Lo más hot: nuestra escena favorita incluye una reconciliación pasional en la que casi no hablan. Si ambos pelean..., ¡imaginate cómo se amigan! Esta película es caliente por varias cosas: lo rudo y masculino del ambiente del boxeo, lo físico de los personajes y también por dejarnos entrever, a través de lo sexual, la conexión que entre ellos se va creando a medida que avanza la trama. Y como bonus: ¡ver a Leo Sbaraglia en acción!

Una orgía global

El título: Sense8

De qué va: ocho extraños de diferentes culturas y partes del mundo, después de experimentar la trágica muerte de una mujer, se encuentran mental y emocionalmente conectados.

Lo más hot: si hay alguien que mira el sexo de una manera diferente, esas son las (ahora) hermanas Wachowski, que, luego de Matrix, se cambiaron el género y aumentaron las ganas de desafiar las categorías de la sexualidad. Para eso crearon esta serie. La orgía del especial navideño es para alquilar balcones: comienza con episodios personales y termina con una coreo global videoclipzada en la que todos la pasan demasiado bien.

Un lapdance diabólico

El título: Showgirls

De qué va: cuenta las peripecias de Nomi Malone, una chica provinciana que llega a Las Vegas con hambre de éxito y decide trabajar como bailarina erótica en casinos.

Lo más hot: si alguna vez te preguntaste cómo hacer explotar a un hombre sin siquiera bajarle los pantalones, entonces tenés que ver esta escena en la que la bailarina protagonista es contratada para hacerle a su cliente un lapdance erótico con una sola regla: no tocarla. Si bien Showgirls no es una graaan película –aunque su director, Paul Verhoeven, es un artista de culto–, es un clásico del soft erótico y tiene escenas que pueden dejarte “pensando”.

Amor entre chicas

El título: La vida de Adele

De qué va: cuenta la incipiente relación entre Adele, una joven de 17 años que está en plena búsqueda de su sexualidad, y Emma, otra joven universitaria. La atracción entre ellas las enfrenta al vértigo del deseo... y también a los prejuicios.

Lo más hot: esta película es una de las pocas recientes que no muestran lo que los hombres quieren ver de dos chicas en una situación sexual sino lo que les pasa a dos personajes convulsionados por un amor que no esperaban. Por eso, la escena de su primera vez es la más intensa. El tono es tan genuino como lo que parece pasarles a ellas, y eso es siempre mucho más erótico que un mero revolcón.

El striptease icónico

El título: Nueve semanas y media

De qué va: es la típica historia de dos extraños que se conocen e inician un vínculo cuyo eje es la conexión sexual: ella, una galerista divorciada de Manhattan; él, un broker de Wall Street, y entre ellos, un in crescendo de juegos eróticos.

Lo más hot: visto hoy, puede ser naíf, pero en su momento fue un verdadero destape. No es que vayas a prenderte fuego mirando a Kim Bassinger sacarse la ropa, pero hay algo que la película nos recuerda: la importancia de divertirse con el sexo. Con la comida, con el hielo y con ese bailecito que te introduce perfectamente a las reglas del buen striptease: muchas capas de ropa, juegos de contraluz y un final realmente audaz. Repasalo.

La robapapis

El título: Poison Ivy

De qué va: es la historia de una adolescente –la entonces teen Drew Barrymore– que está dispuesta a quedarse con la vida perfecta de su amiga... ¡y con su papi también!

Lo más hot: como el erotismo no tiene moral, todo puede excitarnos. Acá, la tensión sexual que la pequeña femme fatale mantiene durante la película explota cuando ella logra concretar con el padre de familia sobre un auto estacionado en el medio del bosque y bajo la lluvia. El señor se debate entre las ganas y la culpa y ella mete el gol de su vida para cumplir un plan siniestro.

Toneladas de sexo con amor

El título: 9 Songs

De qué va: la película transcurre entre flashbacks de un hombre enamorado recordando a su novia (mayormente en la cama).

Lo más hot: sí, el sexo con amor también es un gran motor para levantar temperatura en esta peli de Michael Winterbottom. Matt recuerda a su novia Lisa desde que la conoce en Londres, a través de una serie de flashbacks que llegan en forma de videoclips eróticos con canciones preciosas –donde se destacan Primal Scream y Franz Ferdinand– y escenas que despiertan fantasías de amor a través del sexo. A nosotras nos encanta una situación muy hot frente a un enorme ventanal. Ya te vas a dar cuenta de cuál es.

El poder de la pantalla

Por Mariela Tesler, sexóloga

Yo recomiendo a mis pacientes que intervengan la convivencia, la rutina y el estrés cotidiano con momentos que les permitan no perder de vista a la mujer-amante, que queda tapada por la tensión. En mi lista recomendada, están 50 sombras de Grey, El amante, Lucía y el sexo, Y tu mamá también y Soñadores. Series como The L Word y Sense8 también son una buena opción. El continuado de capítulos de alto voltaje y temáticas sexuales permanentes nos invita a saltar por diferentes camas una y otra noche y de pronto nos descubrimos esperando a que termine el día para ver cómo sigue la aventura que empezamos.

El film erótico es mucho más fácil de insertar en la vida cotidiana que la película porno y llega a calentarnos aún más. La seducción, el deseo, el juego de ambos desde una óptica más fina, no tan explícita, nos transportan a la mayoría de las mujeres a un estado de previa ideal que nos mantiene despiertas•

Y a vos... ¿Qué escena te resultó quenchi? ¿Alguna otra peli memorable para recomendar? También leé: Sexo y pareja: "Me cansé de esperarte" y Hombres cavernícolas: amarlos como son

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.