Sexo: todos somos cancheros en el chat

Rápidos y sexies con los dedos, pero... ¿Por qué todo se cae en el face to face?
¿Solo un viernes? Yo acá, de previa con las chicas...
¿Solo un viernes? Yo acá, de previa con las chicas... Crédito: Anahí Bangueses Tomsig. Producción de Maru Gabe
Rápidos y sexies con los dedos, pero... ¿Por qué todo se cae en el face to face?
Denise Tempone
(0)
2 de mayo de 2017  • 00:50

Todos editamos nuestras vidas. Todos retocamos sus colores, elegimos sus encuadres y buscamos resplandecer. Pero las herramientas que nos dio el chat para construir versiones recargadas de nosotros mismos es inédita. La distancia, la capacidad de especular, el anonimato, las caritas ambiguas y la posibilidad de dar respuestas con delay son solo algunos de los recursos que hacen que hoy sea más facil que nunca jugar al (o la) winner (virtual). El chat nos permite pistear como campeones en el mundo de las impresiones, al menos, hasta que llega el momento del vínculo real. Y ahí..., ¿qué onda?

Productos fuera de stock

La mayoría de nosotras tenemos conversaciones inconclusas con hombres que, aunque “mueren por nosotras”, jamás tienen tiempo para vernos. Están viajando por el mundo, terminando una relación difícil, haciendo negocios brillantes. Otros cuidan abuelas enfermas o juntan comida para los perritos del refugio. Entre ellos, hay machos hipersexuales, de esos que prometen desnudarnos con los dientes y que levantan temperatura con cada mensaje, pero que –¡ohhh, una pena!– viven demasiado lejos como para generar un encuentro real. Pero esa reacción no es solo masculina; a veces somos nosotras las que dejamos de contestar chats que habían creado expectativas en el otro. Muchas veces –conscientemente o no–, la distancia entre lo que mostramos y lo que somos es tan grande que volvernos inaccesibles es una herramienta para recuperar el control. Pero así, el encuentro nunca se produce.

No todo es cuestión de amor

Pensar que quienes forman parte de las redes de conquista están buscando amor es un poco romántico, pero también naíf. En el terreno de la seducción, meterle un push up al ego puede ser la verdadera razón por la que tantos subimos nuestras mejores fotos y exhibimos nuestros trofeos. A veces, el “amor” que alguien busca (o cree buscar) es simplemente el deseo de aprobación. Sentir que podemos llegar a fascinar al otro es un motor fuerte, porque lo que más nos gusta de las redes... ¡es gustar! Cuando lo que nos impulsa es el ego, es muy fácil que el encanto se rompa. Y cuando un encuentro se da de una forma no tan perfecta, lo que podría ser anecdótico al comienzo de una relación se vive como un fracaso y nos resta paciencia para buscar qué más puede haber en el otro o que más puede el otro encontrar en nosotros. Por ejemplo, el miedo a fallar se manifiesta con gestos mínimos como tartamudeos y latiguillos con sabor a cliché e incluso con disfunciones sexuales ocasionadas por la enorme expectativa que ellos mismos construyeron virtualmente.

Sin filtro

Muchos nos escudamos en el chat para irnos de boca. Es el caso de las propuestas y fotos hot a los diez minutos del “hola”. En el mundo de lo virtual, esto puede ser un fin en sí mismo, un shot de adrenalina sexual que buscamos en ese momento. Acá, la canchereada no tendrá repercusiones porque un encuentro real jamás fue parte del plan. Si nos decepciona, tal vez sea clave entender que el chat puede ser tan solo un juego divertido. Esa posibilidad, tanto en el chat como en el mundo, existe.

Proyectar en el otro

“Escorpiana... Mmm, debés ser muy sexual”, “¿Viviste en Europa? Uy, seguro sos re abierta en la cama”... Todos podemos ser una pantalla blanca sobre la cual el otro proyecta sus propias fantasías. Por eso, la tentación de terminar interpretando un rol que no elegiste puede ser enorme, y con ella, tu inseguridad. Eso explica por qué a veces nos ponemos a la defensiva o buscamos el control con maniobras raras que el otro no entiende. Entre emoticones de caritas y corazoncitos, las posibilidades de malentendidos son tan grandes que no es extraño que nos sintamos desconcertadas sobre el rol a interpretar cuando llega la hora del encuentro. Y esa desorientación es la que nos termina jugando una mala pasada a la hora de conectarnos de manera real y honesta con el otro.

Estoy lejos ahora, pero te comería a besos...
Estoy lejos ahora, pero te comería a besos... Crédito: Anahí Bangueses Tomsig. Producción de Maru Gabe

EL CAZADOR OCULTO

Por Santiago Thompson. Psicoanalista, autor de El obsesivo y la mujer.

La actitud de las mujeres hoy en día –que no ponen freno a la conquista sino que la propician– repercute en nuevos modos de restitución del obstáculo ausente. El varón suele responder escapando con excusas al encuentro sexual porque ellos procuran sostener la impronta del conquistador, pero no quieren pagar el precio que implica el pasaje a los hechos. Los chats son un marco propicio para sostener la imagen del cazador, hasta el punto donde hay que franquear el marco de la pantalla. A la hora del “cara a cara”, la parodia ya no se sostiene y el varón queda expuesto en su cobardía respecto del cuerpo a cuerpo con una mujer. Pero hacer la pantomima de que “se va al frente” en lo virtual es un camino que lleva al colapso frente a posiciones femeninas que sostienen una posición deseante.

4 formas de sacarte presión

  • Mostrá tu mejor versión. Ok, sabemos que esto es básico en el juego de la seducción. La clave para no pasarse de rosca es que la distancia entre lo que mostramos y lo que somos sea la menor posible.
  • Cuestioná tus intenciones. ¿Querés una relación o jugar a la loba un rato? Sincerate con vos misma antes de enojarte o decepcionarte con lo que pueda pasar en la pantalla.
  • Administrá la info. Tené en cuenta el vínculo: revelar mucho de golpe, a todos, te expone a múltiples interpretaciones. No tires toda la carne al asador de una.
  • Descontextualizate. Mostrarte en lugares neutros, sin revelar mucho de tu vida, reduce las chances de pasarte de canchera ¡y de que lo hagan con vos!

Experto consultado: Bruno Bonoris. Psicoanalista, profesor de la Universidad de Buenos Aires.

¿Cómo aprovechás la tecnología para tus encuentros face to face? Además te mostramos Relaciones a la distancia, ¿cómo mantener el contacto?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.