Entrevista. Sexy, pero con pocas pulgas