Silvio Maresca

Licenciado en Filosofía, especialista en Nietzsche y autor de varios libros es, desde marzo de 2002, director de la Biblioteca Nacional
(0)
11 de mayo de 2003  

1 - En la filosofía mi pensamiento se siente cómodo y dentro de la filosofía me he especializado en Nietzsche, porque me parece que fue el crítico más profundo de la civilización occidental. La civilización occidental está en profunda crisis, y esa crisis tiene que ver con la decadencia del cristianismo. La religión cristiana y sus valores están en profunda decadencia. Invocamos el bien, la justicia, la belleza, el bien, pero ya no son valores vinculantes.

2 - Me gustaría construir una biblioteca nacional que esté entre las primeras del mundo. Estamos cuartos en América del Sur y eso no puede ser. La biblioteca puede ser una caja de resonancia de los debates intelectuales que hacen al destino del país.

3 - Sé que nuestra crisis argentina sólo se va a superar a través de la cultura, pero no sólo con seminarios, exposiciones, muestras, sino con un ajuste de cuentas con nosotros mismos respecto de nuestro propio proyecto individual y colectivo.

4 - Las mujeres me hacen sentir inseguro. Pero me encantan. Trabajan mucho más y mucho mejor que los varones. Creo que son más honestas y tienen más ideales.

5 - La pregunta del filósofo es la pregunta por el ser de las cosas y siempre está la ambición de formular una doctrina propia sobre lo que las cosas son. Yo diría que la tengo, medianamente, pero no creo ser un gran filósofo. Creo que soy bastante más que un profesor de filosofía, que soy un pensador, pero no un gran filósofo. Pero claro que cuando yo tenía veinte años quería ser Heidegger.

6 - A mí me gusta el poder. Hay toda una concepción de que el poder es malo, que oprime. Muchas veces es así, pero el poder es parte de la vida, como la sexualidad, y no se podría concebir un hombre que no gozara con el ejercicio del poder. Yo trato de ejercer el poder con una meta de mejoramiento. Pero no estoy en contra del poder. No hay que confundir poder con arbitrariedad o dominio.

7 - No tengo casi distracciones, soy un poco hermitaño. Siento mucho placer en el hecho de pensar. No necesito distraerme. Me gusta mucho contraerme.

8 - No me gusta viajar al exterior porque me pongo muy paranoico cuando no estoy rodeado de mis objetos, mis cosas conocidas, mis libros, mis discos. Cuando estoy fuera de contexto no me puedo desenvolver bien, y la verdad es que no me gusta sentirme inseguro.

9 - Sé que necesito pocas cosas materiales. odio ir a comprarme ropa. Vivo en la misma casa hace 30 años. Es chica y queda en el centro para no tener que viajar, otra cosa que odio.

10 - Mi gran miedo es la muerte. Como no soy religioso, entonces no sé cómo va a ser eso. No creo en la vida de ultratumba. Me produce vértigo el nunca más, la desaparición absoluta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.