Simple&Real: Souveniers de verano

En su columna semanal, la directora de Living nos da algunos consejos para elegir recuerdos de las vacaciones. Contanos tu sugerencia
(0)
23 de diciembre de 2009  • 17:27

Cuando salimos de vacaciones siempre está la tentación de comprar algún objeto de la zona. Será nuestra concepción consumista que nos lleva a buscar hasta en los lugares más rústicos la posibilidad de comprar algo; asomamos en las ferias artesanales buscando algún recuerdo del veraneo. El verdadero problema es cuando volvemos a nuestra casa. Desenvolvemos adornos que, fuera del contexto original (la feria lugareña), a veces no sabemos bien donde poner. Por favor, con esto no interpreten que quiero cortar la cadena de producción y consumo de los lugares de veraneo, no es eso. Pero tal vez comprar con un criterio teniendo en cuenta algunos detalles. Acá les dejo algunos ejemplos:

- Comprar cosas de tamaño no tan chiquito. Es decir, por una cuestión de movilidad optamos por elegir adornos pequeños, pero resulta que son objetos tan chiquitos que después en nuestra casa quedan perdidas sobre una mesita. Sugiero, en vez de comprar varias cosas chiquitas, comprar una cosa más grande. Foto 1.

- Realmente pensar donde lo pondríamos antes de dar el paso de comprarlo. Después llegamos a casa y no encontramos el lugar para ubicarlo. Si pensamos bien si lo queremos para el living o la cocina o el dormitorio seguro que elegimos mejor y no se convierte en un problema sino en una alegría. Foto 2 y 3.

- Si estamos determinados a comprar cosas chiquitas, por una cuestión de peso, espacio y precio sugiero iniciar una colección . Por ejemplo: pisa papeles, imanes de heladera, animalitos, etc. Esto resuelve varios temas a la vez, nuestra necesidad de comprar algo, tener el recuerdo de cada lugar y la posterior ubicación en nuestra casa. Foto 4 y 5.

- Pensar en la opción utilitaria. Comprar cosas de uso cotidiano. Así la ubicación del objeto no es solamente decorativa sino de uso y seguramente cada vez que lo usemos nos renazcan los buenos recuerdos del veraneo. Por ejemplo: cucharas de madera, paneras, tablas o juguetes artesanales. Foto 6.

De todas maneras también en el verano tenemos que descansar de tomar decisiones tan pensadas , ser más abiertos a la improvisación y la espontaneidad así es que si quieren comprar algo absurdo y completamente inútil y hasta feo háganlo, eso será una muestra de lo relajados y despreocupados que estuvieron en las vacaciones!

Por Arq. Mariana Kratochwil

Directora de la revista Living.

Encontrá más ideas y sugerencias para organizar las fiestas de fin de año en el Especial de EspacioLiving.com

Encontrá más ideas para tu casa en el Room Finder. Si estás pensando en reformar tu casa, entrá al Direccionario de espacioLiving.com.

Si estás buscando soluciones para tu casa, entrá a reDecorate y dejá tu consulta. Entre Gustavo y los lectores te vamos a dar una solución a tu medida.

Mirá más notas de Simple&Real: Armar el árbol de navidad | Casas para alejarse del mundanal ruido | Decorar con motivos florales | Mezclar estilos en el comedor | Mi visita a Casa FOA 2009 | Vivir en blanco | Cómo elegir el piso de la cocina | Ideas para renovarnos en invierno | ¿Cuánta importancia hay que darle a la casa? | Decorar utilizando la simetría | Ideas para sacarle formalidad al living | Ideas para pintar de color | Consejos para sumar algo de "verde" a la decoración | Qué poner sobre la mesa ratona | Crear un espacio para los chicos

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.