SALUD. Soledad, ¿un síndrome de la época?