Matthew Arnold. Sólo aquellos que nada esperan del azar son dueños del destino