¡Sorpresa!

Julieta Tejada
(0)
10 de junio de 2015  • 09:03

Estoy en Baires. Tenía los pasajes comprados desde febrero y vengo guardando el secreto desde entonces. ¡Por fin puedo hacerlo público! En realidad la sorpresa era más que nada para mis amigas porque mi mamá, papá y hermano ya sabían que llegaba y así me recibieron en el aeropuerto:

10 meses sin vernos
10 meses sin vernos

Estaba ansiosa por ver a todos, por estar en Buenos Aires, por salir con mis amigas, por ir a los lugares que solía ir cuando vivía acá. Pero también tenía dudas de cómo me iba a sentir, tenía miedo de quizás estar acá deseando estar allá.

Nada de eso pasó, estaba feliz de estar en Argentina. Las raíces, son las raíces y si bien hoy elijo vivir una experiencia diferente, no hay lugar en el mundo donde me pueda sentir más cómoda que en mi país.

Llegué el viernes a la mañana y me fui directo a sorprender a mi mejor amiga, la conozco desde los 2 años y más que una amiga es una hermana. Puedo decir con seguridad que es una de las personas que más me hacen falta en Paris. Le pedí a mi hermano que fuera mi cómplice y que le dijera que la pasaba a buscar para invitarla a almorzar. Me senté de espaldas en las escaleras de la puerta de su oficina y esperé a que bajara. Imaginen su sorpresa cuando me pasó por al lado y le grité ¡hola!. Abrazos y llanto inmediato. Después de la emoción, nos fuimos a almorzar juntas.

Pitu mi mejor amiga
Pitu mi mejor amiga

Después de sorprender a mi amiga, me tocaba otra sorpresa: Mis amigas de la oficina, bueno, de mi ex oficina. Esta vez utilicé de cómplice a la hermana de una de ellas. Nos encontramos unas cuadras antes y me metí en el baúl de su auto. Llegando a la esquina vimos que de casualidad estaban todos juntos en la puerta, no podía salir mejor. Estacionó el auto y yo salí del baúl gritando ¡Sorpresa! Se quedaron todos helados, nadie entendía qué hacía ahí.

Nos fuimos todos a tomar algo juntos y nos quedamos horas poniéndonos al día. Era como si el tiempo no hubiera pasado.

Desde que llegué a Buenos Aires no paré un segundo, el fin de semana me hice una escapada relámpago a visitar a mi familia en Córdoba. No podía no ir a verlos. Nos juntamos en la casa de mis abuelos, fue una gran reunión familiar de esas que siempre hacemos y tanto extraño.

Somos muchos y ¡faltaba gente!
Somos muchos y ¡faltaba gente!

Quedan pocos días y mucha gente por reencontrar. El domingo vuelvo a París y no se cuando piso nuevamente suelo argentino…

Hasta el próximo miércoles, nuevamente desde el viejo continente.

Juli

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.