¿Sos víctima de los altibajos emocionales que provoca el estrógeno en nuestro cuerpo?