Tampón del amor. Cómo funciona y te permite tener relaciones en cualquier día del mes

Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Florencia Rodriguez
Denise Tempone
(0)
12 de junio de 2019  • 11:32

Hasta ahora, para tener sexo indispuesta había que tomar algunas decisiones. La principal era compartir o no nuestro estado con el otro. La imposibilidad de controlar o simular la situación, nos obligaba a advertir y negociar las condiciones del encuentro con nuestro amante. Ahora existe un nuevo tipo de tampón que permite tener relaciones sexuales, e incluso recibir sexo oral durante esos días, aunque todavía no llega a Argentina. Su efectividad es tal que, si quisiéramos, podríamos simular no estar indispuestas. De hecho, así nació este invento.

Un ex secreto de prostitutas

El tampón del amor solía ser un secreto de prostitutas pero ya no lo es tanto. Desde hace siglos, las trabajadoras sexuales apelan a esponjitas pequeñas para poder seguir en actividad durante todo el mes. Antes de que el mercado de los productos femeninos decidiera lanzar su versión más sofisticada, estas esponjitas funcionaban como un simple truco casero: se recortaban y humedecían para ser colocadas dentro de la vagina, en donde tienen la capacidad de absorber la sangre desprendida del útero. A diferencia del tampón, que obstruye la entrada, y de la copa menstrual, que puede ser percibida como un elemento extraño a simple tacto, estas esponjitas suaves pasan totalmente desapercibidas una vez dentro del cuerpo de la mujer. Ahí radica su "encanto": durante la penetración, un hombre no podría notarlas. Además, al ser tan absorbentes, previenen de dejar cualquier tipo de marcha en sábanas, ropa interior o en los genitales masculinos.

Cómo funcionan

Crédito: Gentileza

En Europa, durante el año pasado, algunas marcas de cuidado íntimo femenino se animaron a lanzar el método perfeccionado. En la versión comercial las esponjitas viene en sobrecitos individuales que preserva su higiene. Están cubiertas con un gel que las mantiene asépticas y que brinda la lubricación necesaria para poder colocarlas fácilmente. Además, el material especial con el que están fabricadas, una goma espuma extra suavecita y liviana, garantiza que se mantengan húmedas y su forma perfectamente moldeable hace que se ajuste perfectamente al cuerpo.

El tiempo máximo de uso por cada esponja es de ocho horas, luego hay que tirarlas porque no son reutilizables.

No apto para sensibles

Ahora podés elegir cualquier día para tener relaciones sexuales.
Ahora podés elegir cualquier día para tener relaciones sexuales. Fuente: OHLALÁ! - Crédito: Florencia Rodríguez

Ahora bien, el método podría no ser apto para impresionables. Como el tampón del amor no tiene un hilo que permita retirarlo y su colocación debe ser lo más profunda posible, la complicación del método, su máximo contra, puede llegar a presentarse a la hora de retirarlo. La instrucciones indican que lo mejor es que la mujer se ponga en cuclillas e introduzca un dedo a fin de localizar y enganchar la esponja, que suele venir con un agujerito estilo anillo, exactamente para eso. En general, si esto se dificulta, se recomienda esperar algunas horas luego de tener sexo para que el útero vuelva a su tamaño normal y sea más fácil localizar. Además, se puede apelar a duchas vaginales que llenen el tampón de agua, lo hagan más pesado y, de esta forma, descienda hacia el orificio vaginal. Los manuales que acompañan al producto tranquilizan a las usuarias para que, en todo caso, se tomen las cosas con calma. "Nada se pierde ahí dentro", aseguran.

La versión bio

Crédito: Gentileza

En pos de no seguir contaminando el planeta, la esponjas del amor también tienen su versión bio. Se trata de esponjas marinas que, a diferencia de las sintéticas, son reutilizables tras los lavados y se obtienen en cultivos de mar con capacidad de regenerarse, por lo que se consideran un método no violento contra el medio ambiente. Además, quienes defienden su uso aseguran que, a diferencia de las sintéticas, su uso contamina menos el organismo. Es interesante aclarar que aunque bien usadas tanto las sintéticas y como las esponjas bio, son seguras, ninguna de las dos está del todo exenta del riesgo de provocar, al igual que los tampones convencionales, el Síndrome de Shock Tóxico. Este síndrome es un infección muy grave ocasionada por la incorrecta higiene y manipulación de los tampones o por el uso excedido en tiempo.

Dónde se consiguen

Todavía no hay marcas argentinas que los desarrollen, pero estas son algunas marcas que venden por Internet en otros países:

Be Confort: www.beconfort.es

Gynotex: www.gynotex.com

Beepy: www.beppy.com

Joy Division: pelvia.com

Experta consultada: Silvina Valente, médica especialista en sexología clínica, ginecología y obstetricia, preside la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.