¿Te animás a probar la depilación con hilo?

Como la experta tiene las manos ocupadas con el hilo, se pide a la clienta que mantenga ciertas zonas de piel tensas para poder realizar la operación
Como la experta tiene las manos ocupadas con el hilo, se pide a la clienta que mantenga ciertas zonas de piel tensas para poder realizar la operación Crédito: Facebook Guzel Threading Studio
Jimena Barrionuevo
(0)
24 de octubre de 2016  • 10:04

¿Escucharon alguna vez hablar de la depilación con hilo? Probablemente sí. Y si todavía no lo hicieron, seguramente en breve van a tener novedades sobre esta alternativa. Se trata de un método que ya es tendencia en Europa y en los Estados Unidos y que ahora vuelve a pisar fuerte en nuestro país. Quienes ya lo probaron aseguran que la técnica, además de extraer el vello de raíz, no irrita ni inflama la piel, es menos dolorosa que otros procedimientos y, como si fuera poco, tiene otros beneficios, entre los que se encuentra el efecto lifting que produce el mecanismo de depilación propio de esta técnica. ¿Interesante no? Pero veamos en detalle de dónde proviene la depilación con hilo, cómo se hace, cuáles son los beneficios que promete y qué opinan los expertos al respecto.

El origen

No se conoce con exactitud el lugar de origen de la técnica pero está comúnmente asociado a la India y a Pakistán ya que son las mujeres de esas regiones las que la vienen utilizando de manera habitual desde hace siglos.

La técnica

Tiene como único elemento de trabajo un hilo fino hipo-alergénico que puede ser de seda o algodón y que se descarta al final de cada sesión. La depilación se hace de forma artesanal. ¿Cómo? “Se enrosca el hilo y se lo hace girar con la ayuda de las manos y el cuello. Con el movimiento de las muñecas se atrapan los vellos y se los elimina desde el folículo. La forma en la que el hilo gira logra extraer varios vellos a la vez lo que hace que el procedimiento sea más rápido, preciso y menos doloroso en comparación con otros métodos de depilación convencionales. Además permite agarrar el vello más difícil y más pequeño lo que asegura precisión en el resultado”, explica Rita Neves, dueña de Guzel, Threading Studio, una firma que desembarcó hace poco en el país y que ofrece el servicio en el microcentro porteño.

Acostumbrada a la depilación con cera me pregunto si el método con hilo dolerá… “La primera vez la sensación que se tiene es la de un pequeño pellizco. Luego el cuerpo registra esa impresión y en las próximas sesiones ya no duele”, asegura Yemina Aznar, una de las pioneras en usar el método en el país. Lo implementó después de haberlo probado ella misma en Nueva York y hoy tiene una gran convocatoria en Mendoza, la ciudad donde funciona su estudio. ¿Un secretito de alguien que maneja hace más de once años el método? “Siempre recomiendo no depilarse en el momento del período porque estamos sensibles y la depilación que se hace en esos días suele durar menos”, aclara.

Los beneficios

Dicen que el tirón es casi imperceptible (pero como cada uno tiene un umbral de dolor propio y diferente al resto, lo mejor es hacer una prueba y sacarse las dudas). Además, al ser menos agresivo previene la aparición de arrugas, la inflamación de la piel y, desde luego, la irritación. Por otro lado, es mucho más rápido, porque el hilo en manos de profesionales formadas y entrenadas en esta técnica permite tomar muchos pelos a la vez. Por lo general un perfilado de cejas y bozo tarda aproximadamente 15 minutos. Finalmente, el efecto dura mucho más tiempo –entre 30 y 45 días- porque elimina el vello de raíz. Tampoco se encarnan los pelos ni se mancha la piel como a veces ocurre con la cera. Detalle no menor, los precios también son atractivos. En Guzel, el costo de diseño de cejas es de $180, cejas y bozo $220 pesos y la depilación de rostro completo, que incluye el diseño de cejas, cuesta $350. En el estudio de Aznar, los valores arrancan en $250 dependiendo de la zona a depilar.

Con el hilo puede depilarse cualquier zona del cuerpo, aunque es especialmente recomendado para las áreas más sensibles como el rostro, las cejas, el bozo o el mentón y para las que tienen piel sensible, reactiva, son propensas a las alergias o tienen problemas de foliculitis. Dicen también que el método es particularmente eficaz en la eliminación de los vellos finos y pelusa, como la que se suele formar en las mejillas o en las patillas. Sin embargo, aunque según la médica dermatóloga Dra. Laura Szafirstein, la técnica “puede ser útil para la eliminación de un vello ligero o débil”, duda sobre la eliminación del vello de patillas y mejillas ya que “éste es muy frecuente en la menopausia y postmenopausia por el incremento relativo de las hormonas masculinas ante la desaparición de las femeninas. En este sentido, hay que ser muy muy cuidadoso: porque la piel puede verse alterada por la fragilidad capilar. Además es importante tener en cuenta que éste es un vello muy resistente a la desaparición por cualquier método de depilación ya que el estímulo de crecimiento es muy importante”.

Otro de los beneficios que promete este tipo de depilación es el efecto lifting que asegura gracias al masaje tensor con que trabaja el hilo. Pero la Dra. Szafirstein tiene dudas al respecto. "No me parece que produzca un efecto de tensado. Sí, en cambio, puede ocurrir que promueva una cierta disminución del espesor de la capa queratínica (las células que se depositan en la superficie de la piel y que se renuevan cada 28 días) y, por eso, la piel se ve de mejor calidad".

Entonces ¿la depilación con hilos es una buena opción para todas las pieles o hay salvedades? Para el caso de las pieles oscuras y cetrinas con vellos con color, Szafirstein recomienda “métodos de fototerapia lumínica, que son más prolijos, mejoran el aspecto de las manchas y promueven el fotorrejuvenecimiento. Existen numerosos aparatos que cumplen estas funciones. Por otro lado, los tratamientos con cremas debilitadoras del vello, en base al clorhidrato de eflornitina, son más eficaces y no dañan los tejidos”. En cualquiera de los casos, concluye la especialista, "contraindicaría la práctica si la realizan personas que no están entrenadas para tal fin, dado que puede generar pequeños traumatismos locales". Pero vale la pena estar atentas y animarse a probar la experiencia.

Expertas consultadas: Dra. Laura Szafirstein, médica dermatóloga, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología y de la Academia Americana de Dermatología. Yemina Aznar, esteticista, técnica en micro-dermopigmentacion y depilación con hilo. Rita Neves, dueña de Guzel, Centro especializado en Threading (depilación con hilo).

¿Qué les pareció la propuesta? ¿Alguna de ustedes ya se depiló con hilo? Yo voy a hacerlo en breve y después les cuento mi experiencia. Nos vemos la semana que viene.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?