Teatro. Historias desde el confinamiento

Fuente: Archivo
Alejandro Lingenti
(0)
29 de septiembre de 2020  • 16:04

El teatro independiente no se rinde. Las limitaciones impuestas por la pandemia obligaron a los artistas a idear nuevas formas de continuar con su trabajo y reconectarse con el público. En el caso de Nacho De Santis y Sebastián Suñé, la estrategia principal fue recuperar la adrenalina del vivo con un ciclo de obras dividido en capítulos y protagonizado por diferentes actores y actrices que abordan la ficción desde sus propias casas.

Casa miento, un nombre que juega con una acepción doble, es una experiencia que arrancó hace unas semanas y viene consiguiendo una muy buena respuesta: cerca de 800 conexiones mensuales para ver los espectáculos escritos y dirigidos por esta dupla creativa, una cifra importante si se tiene en cuenta que detrás de cada conexión casi siempre hay más de una persona. Desde su casa, los espectadores pueden observar en un canal de YouTube, diseñado especialmente para esta propuesta cada uno de los capítulos de distintas historias que se desarrollan a lo largo de un mes y tienen como escenario la intimidad de los artistas involucrados.

Fuente: Archivo

Hasta ahora se han estrenado obras interpretadas por Fer Metilli/Agustín "Rada" Aristarán, Carola Reyna/Boy Olmi y Diego Gentile/Javier Marra. Cada pareja fue seleccionada teniendo en cuenta antes que nada la convivencia, una decisión orientada a respetar los protocolos de la cuarentena. En octubre será el turno de la familia integrada por un actor de vasta trayectoria, Luis Machín, su esposa (Gilda Scarpetta) y el hijo de ambos (Lorenzo Machín). La obra se llama El padre, la media hermana, el vecino y el champagne, y se podrá ver cada uno de sus cuatro capítulos los sábados de este mes a las 21.

Desde su casa, los espectadores pueden observar en un canal de YouTube, diseñado especialmente para esta propuesta cada uno de los capítulos de distintas historias que se desarrollan a lo largo de un mes y tienen como escenario la intimidad de los artistas involucrados.

El proyecto cuenta con la producción del Espacio NÜN, una sala de Villa Crespo que se ha transformado en las últimas temporadas en una de las más activas e interesantes del circuito alternativo, y las entradas se consiguen en Alternativa Teatral por $350. Luego de cada función, actores y actrices conversan con el público, aprovechando la misma tecnología utilizada para la obra: el cada vez más popular zoom, una de las estrellas de esta época de confinamiento.

Fuente: Archivo

"Somos muy teatreros, extrañamos muchísimo el ritual: los ensayos, las funciones, el contacto con la gente", explica De Santis. "Entonces, decidimos pensar en algo que fuera posible en este contexto de restricciones. Yo no soy muy partidario de las obras grabadas. Prefiero alguna opción que permita sostener el ritual del teatro en vivo, que transmita esa adrenalina. Los artistas que convocamos viven juntos, son parejas o amigos que comparten un espacio y lo transforman para adecuarlo a estas pequeñas ficciones que se parecen mucho a una sitcom en vivo. Es algo así como La familia Benvenuto, aquella comedia televisiva que se transmitía en vivo. Todas estas historias giran alrededor de gente que vuelve de un casamiento. Teníamos bocetado algo y lo fuimos adaptando para este proyecto tan particular en el que el aporte de los actores y actrices, está bueno subrayarlo, excede lo habitual: ahora ellos son también los técnicos, los vestuaristas y los utileros de cada obra. Este proyecto generó una gran hermandad entre los que participamos. Somos como una gran familia".

En noviembre será el turno del capítulo 5, titulado El novio, la novia y el anillo y protagonizado por Berenice Gandullo y Esteban Masturini. Vale la pena probar con este tipo de formatos, porque por ahora no hay muchas pistas de cuándo se producirá el esperado regreso del teatro en sus condiciones más tradicionales.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.