Telar de mujeres: el polémico círculo femenino que llama a regalar US$1440

Es un sistema circular que te propone crecer a nivel espiritual y financiero. Pero el sistema tiene sus fallas...
Es un sistema circular que te propone crecer a nivel espiritual y financiero. Pero el sistema tiene sus fallas...
Es un sistema circular que te propone crecer a nivel espiritual y financiero. Para algunas es una estafa, para otras la posibilidad de cumplir sus sueños
(0)
14 de noviembre de 2019  • 14:35

Hace apenas algunos meses, llegó a nuestro país una organización llamada Telar de Mujeres. Se trata de una red de colaboración en la que, para pertenecer, hay que poner 1440 dólares con la promesa de recibir, en un lapso de cinco semanas, 8640, o sea, ¡seis veces más! Pero ojo, no es una mesa de dinero con buena rentabilidad, sino que son círculos femeninos cuyas participantes se empoderan a través de foros online. Así, bajo la consigna "dar para recibir", miles de profesionales, artistas, y emprendedoras -de clase media y media alta- se agrupen bajo la premisa de aumentar su patrimonio de la mano del fortalecimiento de amistades, ideas y del desarrollo espiritual. Suena tentador, claro, pero la pregunta es: ¿de verdad funciona?

¿Cómo es el sistema?

Cada flor está formada por quince personas que se unen para "trabajar" por los sueños de una mujer en particular. En cada etapa del proceso, se te asigna un elemento de la naturaleza que representa las aptitudes que deberás desarrollar en un plazo determinado para conseguir el objetivo y pasar al siguiente nivel (lo entendés mejor siguiendo el dibujo):

Fuego: son ocho en total y aportarán el combustible esencial (un poco más de 20 mil pesos cada una) para que esta rueda siga. Aunque el dinero debe ser entregado como donación (es decir, partiendo de la base de que existe un riesgo implícito de que no lo recuperen), todas ellas lo entienden como un "regalo", que, si bien es el puntapié inicial para entrar al Telar, aporta al proyecto de una mujer, que ya es "agua".

Aire: representan la tarea de sumar nuevas mujeres. En esta función están trabajando cuatro miembros del mandala con el requisito de acercar dos nuevas "donantes" cada una.

Tierra: son dos y se encargan de dar firmeza y acompañamiento a las mujeres aire y fuego.

Agua: es la persona receptora de la suma total, lo que recibe representa su monto inicial multiplicado por seis, es decir, un poco más de $130.000. Está en el centro de esa flor representando el elemento agua, cuya función es recibir.

La importancia de la atracción de ocho nuevos "fuegos" en cada ciclo es fundamental porque cuando ellas ingresan, la que es "agua" recibe sus aportes. Cada vez que un ciclo se cumple, la persona que representa el centro de la flor se retira y se subdivide la flor para las dos "tierra del nivel anterior. En este punto el sistema se expande: la célula se divide en dos (una para cada ex "tierra", que ahora serán "agua" en un nuevo mandala) y todo vuelve a empezar. Todas, incluso las que ya cobraron, se mantienen trabajando en red para cumplir estos pasos, para incluir a más mujeres, de manera que tenga un efecto expansivo y multiplicador. Pero como el sistema se formula sin necesidad de vender ningún producto ni de realizar ningún servicio en particular, la pregunta no tarda en aparecer: ¿es posible que esta dinámica se sostenga?

¿Qué es "tejer"?

Cuando una mujer entra a uno de estos círculos -por invitación de una amiga o conocida que ya está dentro del Telar-, es sumada a diversos grupos de WhatsApp y cadenas de mails que le van facilitando material para formarse en la tarea de "tejer", o sea, trabajar ciertas actitudes internas para atraer nuevas compañeras. Las tejedoras se reúnen dos veces por semana para inspirarse mutuamente; ahí comparten desde cómo está siendo para ellas el proceso hasta cómo inspirar a otras mujeres a sumarse. Los encuentros pueden ser presenciales o virtuales. En este último caso, lo hacen a través de la app ZoomIn. Es muy común que ellas no se conozcan directamente entre todas y que ni siquiera compartan el mismo lugar físico. A través de audios y textos, en los grupos se reciben además, los consejos de las hermanas mayores. ¿Quiénes son? Ellas ya han cumplido todo el ciclo y su objetivo es asesorar a los mandalas en funcionamiento, con un manual claro de los pasos a seguir y un conocimiento que va desde la sabiduría chamánica hasta herramientas del coaching.

Lo que tenés que saber

Podés cobrar mucho dinero o no: el riesgo disminuye si no pecamos de ingenuas, por más que confiemos en la ley de atracción y en el dinero como energía, en el Telar no hay garantías. Las intenciones son nobles, la mayoría de las integrantes comparten para qué usarán el dinero y las propuestas van desde darle vida a un emprendimiento hasta tener una ayuda para sacar un crédito. Así, el Telar toma un compromiso colectivo para que todas reciban su regalo; ahora, tarde o temprano, podría fallar si no sigue "circulando". Muchas mujeres cobraron y están felices no solo por el dinero, sino por la experiencia de unión femenina; muchas se bajaron dudosas antes de tiempo, otras aseguran que tuvieron una mala experiencia y hasta dicen sentirse estafadas. Para evitar frustraciones, la clave es entrar a conciencia de los pros y los contras y que, por más fe en el método que tengas, no te sumes si estás ajustada de guita o apostando todos tus ahorros.

Te lleva tiempo: esto no es una inversión donde vos ponés la plata y te desentendés, sino que implica una inversión de tiempo y un compromiso. Te proponen muchos encuentros -la mayoría virtuales-, espacios donde escuchás a otras, compartís, recibís información. Tiene en cuenta las posibilidades de cada una, pero como un conjunto que se pertenece y se apoya para cumplir las metas de cada etapa.

Funciona como un círculo femenino: si bien hay plata en juego, no tiene un tinte financiero, sino todo lo contrario: se habla de fuerza femenina, de hermanas mayores, de la Pachamama, de la abundancia, de las virtudes internas. Así como hay algunas mujeres a las que esto les genera urticaria, para otras es una plataforma espiritual poderosísima y un camino de aprendizaje entre muchas.

Tenés que sumar a dos amigas que pongan plata: no deja de ser delicado el encuentro del dinero con la espiritualidad, porque en cada una de nosotras la guita tiene una historia, y cuando tanto efectivo está en juego, se mueven estructuras propias y ajenas muy profundas, que van desde el miedo y la mezquindad hasta el desapego y la abundancia. Por eso, no todas tienen ganas de salir a pedir más de 1400 dólares a las amigas ni se sienten cómodas con convocar a otras o tener que darle explicaciones a la familia de que no está en una secta, por ejemplo. El sistema no deja de ser disruptivo socialmente y carente de un apoyo económico sostenible. Así que te invita a salir de tu zona de confort, porque para muchas sentir que tienen que "vender" algo no es lo más cómodo, por más convencidas que estén.

Puede ser muy movilizante: como toda experiencia espiritual que toca nodos profundos de nuestra personalidad -como ganar más poder, confiar, dar, apoyarte en otras y dejar de hacer todo sola, exponerte, sentirte escuchada y escuchar-, implica que estés preparada para esto, por eso, que no te agarre desprevenida. La contención te la da el mismo círculo, no es una terapia donde una profesional te ataja el proceso.

Cada una debe evaluar su costo-beneficio: si cobrás 130 mil pesos y eso te sirve para empezar tu propia empresa, si conocés un montón de amigas que enriquecen de ahora en más tu vida, si te sentís acompañada y poderosa, quiere decir que la ecuación dio positiva. Ahora, también presupuestá la falla, incluso dando tu 100 por ciento y confiando. Entendé qué querés obtener de este proceso, identificá qué cosas estás queriendo trabajar y fijate si el Telar cumple con esa misión, e informate más y abrí el diálogo con otros cuando lo sientas necesario.

Las mujeres vivimos un momento especial. La evolución de nuestras inquietudes nos lleva a querer ir más allá y agruparnos, conocernos y crear una nueva forma de habitar el mundo. Hasta que esas formas comiencen a configurarse, es clave tener la mente y el corazón abiertos para buscar nuevos modelos, pero también mantener los ojos igual de abiertos.

Este es solo el comienzo de nuevas formas de encontrarnos, tan variadas y misteriosas; oscuras y luminosas; polémicas y poderosas. Que nadie te diga lo que tenés que hacer, que nadie prejuzgue nuestros caminos, cada una sabe y es responsable, y entre todas seguiremos construyendo.

No es una economía colaborativa

Por Felipe Mardones*

Además de la cuestión de la espiritualidad, existe cierto marco teórico que vale la pena volver a mirar ya que seduce especialmente a las "tejedoras" más racionales. El Telar se presenta como una alternativa al capitalismo tomando ideas de la economía colaborativa. Quienes se especializan en estas estructuras solidarias, sin embargo, aclaran que no se puede considerar esta forma de organización bajo un esquema de colaboración. Primero y principal, porque en el Telar, para que alguien gane, muchos pierden o corren el riesgo de perder definitivamente (o sea, de nunca recuperar su inversión inicial). Segundo, porque en economía solidaria, el win win es inmediato: las dos partes se ven beneficiadas en el momento del intercambio. Tercero, porque una economía colaborativa busca satisfacer a través de un producto o servicio concreto. Y, fundamentalmente, porque este tipo de dinámicas van en pos de generar beneficios para los involucrados y no potenciales deudas.

*Doctor en Economía y especialista en Economía Colaborativa.

Otros círculos de mujeres

Si lo que buscás es la contención y la fraternidad de un círculo femenino más allá del dinero, hay otras alternativas en donde solo pagás el taller:

. Mujeres sin etiquetas. Desarrollan un enfoque circular fusionando distintas disciplinas como hatha, tantra y ashtanga yoga. Toman herramientas como el psicoanálisis, ayurveda, danzas circulares y medicina china, entre otras.

En FB: Chacoyoga.

. Nosotras que nos curamos. Un lugar en el que la manifestación artística es prioridad, especialmente en forma de danza, y que aspira a guiar hacia la "soberanía sagrada".

www.pupilarroude.wordpress.com.

. Mitos y cuentos del arquetipo de la mujer salvaje. En este taller, inspirado en el clásico Mujeres que corren con lobos, se llevan a cabo lecturas y reflexiones sobre la naturaleza instintiva de la mujer.

En FB: Mujeresencomplicidad.

Testimonios

Alejandra 41 años, historiadora: "Ya soy agua, recibí mi regalo y siento que este proceso fue una de las cosas más interesantes que me pasaron. Hay que dedicarle mucho tiempo, pero el movimiento nos trasciende a todas, vale la pena".

Sofía 36 años, psicóloga: "Me apabullaron con información y no me cerró nada. los testimonios de hermanas mayores eran imposibles de comprobar. Además, los análisis no tenían ningún rigor ni supervisión. Me pareció un peligro".

María Emilia, 27 años, maestra: "En un momento me dio miedo y decidí irme. Me devolvieron la plata y me dieron contención. Ese gesto me ayudó a confiar y terminé volviendo".

Estefanía, 30 años, profesora de yoga: "Pura sugestión. Pensás que estás cambiando el mundo cuando, en realidad, te la pasás maquinando cómo traer más plata para recuperar la tuya. Es demasiado estresante. Te tiene que sobrar tiempo, plata y confianza".

Cecilia, 34 años, periodista: "Creo que es una revolución y no me extraña que moleste. Miles de mujeres moviendo plata por fuera del sistema y apoderándose espiritualmente son una amenaza para lo establecido".

Mariana, 35 años, emprendedora: "Mi marido me hizo entender que los números no iban a cerrar nunca y que alguien se iba a perjudicar. No quería ser yo, pero, sobre todas las cosas, no quería que fuesen mis amigos. Hoy duermo tranquila".

Expertos consultados: Felipe Mardones, doctor en Economía y especialista en Economía Colaborativa y Virginia Porcella, periodista de economía, autora de Feminomics.

¿Conocían estos círculos de mujeres? ¿Qué experiencias de contención encontraron en los grupos de mujeres?

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.